Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev afirma que las cajas negras del MH17 prueban el impacto de un misil

Moscú exige a EE UU que publique pruebas de que el lanzamisiles es suyo

Miembros de la OSCE y de los equipos holandeses y australianos de investigación esperan nuevas órdenes en Donetsk.
Miembros de la OSCE y de los equipos holandeses y australianos de investigación esperan nuevas órdenes en Donetsk. EFE

El Gobierno de Ucrania ha informado este lunes de que las cajas negras del avión malasio MH17 —derribado el 17 de julio con 298 personas a bordo— muestran que el aparato cayó a causa de una “descompresión masiva por explosión”, lo que vendría a confirmar que el Boeing 777 fue derribado por el impacto de un misil cuando atravesaba una región del este de Ucrania controlada por los rebeldes que no reconocen la autoridad de Kiev.

Andréi Lysenko, el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, atribuyó el hallazgo a “la comisión de expertos que estudia las causas de la catástrofe del Boeing 777”. Sin embargo, Sara Vernooij, portavoz del comité holandés que lidera la investigación, contestó que no sabe de dónde sale esta información, ya que el grupo de peritos —que trabaja con las cajas negras en un laboratorio de Reino Unido— no ha difundido aún resultado alguno. “Preferimos esperar a que haya una idea más completa de lo que pasó antes de publicar fragmentos de información”, dijo Vernooij a France Presse.

Ucrania y Holanda acordaron este lunes, pese a las reticencias rusas, el despliegue de una misión policial internacional para garantizar la investigación del siniestro. “La misión estará integrada por expertos y representantes de la policía de Holanda, Australia y el resto de países cuyos ciudadanos viajaban en el Boeing 777”, señala el comunicado del Gobierno ucraniano. El objetivo de la misión será “garantizar la recogida de restos y la realización de una investigación en el lugar de la catástrofe ocurrida el pasado 17 de julio”.

Tanto Kiev como Washington culpan a los separatistas prorrusos de haber disparado el misil que destruyó al avión malasio, aunque éstos lo niegan y dicen no contar con sistemas capaces de llegar a los 10.000 metros de altura a los que volaba el Boeing. Estados Unidos y Ucrania responden que los separatistas habían obtenido al menos una lanzadera de misiles Buk desde Rusia, con la que habrían derribado la aeronave.

El Ejército anuncia la toma de tres localidades en el este prorruso

Rusia también niega tener participación en la tragedia y, como reiteró su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, insta a Washington a publicar las fotos de satélite que demuestren que ha suministrado el armamento a los rebeldes. Las fotos y vídeos difundidos hasta ahora por Ucrania como pruebas han sido obtenidas de las redes sociales y no corresponden a lo que quieren demostrar. Por ejemplo, el vídeo que circula de una lanzadera de misiles Buk fue grabado en una ciudad controlada por las fuerzas gubernamentales y no por los separatistas, según se deduce de la dirección que aparece en un anuncio publicitario frente al que pasa el sistema de misiles.

La guerra de propaganda en torno a las pruebas del ataque al avión está siendo feroz. El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general Ígor Konashenkov, asegura que las fotos satelitales publicadas en Twitter por el embajador estadounidense en Kiev, Geoffrey R. Pyatt, que demostrarían que desde territorio de Rusia se dispara contra Ucrania, son falsas. “Es imposible averiguar su autenticidad cuando no hay referencia topográfica y la calidad de las imágenes es muy baja. Ni qué decir de usarlas como pruebas”, insistió Konashenkov, agregando que antes Kiev se ha valido de imágenes similares “para justificar el uso de la artillería reactiva y otras armas pesadas contra su propia población civil”.

Una misión policial internacional protegerá los restos del avión derribado

En el frente de combate, las fuerzas de Kiev anunciaron ayer la toma de tres localidades en el este del país que se hallaban en manos de los separatistas: Shajtersk, Torez y Lutuguino. “El control de la situación en estas ciudades crea condiciones favorables para el bloqueo definitivo de los grupos terroristas [término que Kiev utiliza para referirse a los rebeldes], que se encuentran en Donetsk y Gorlovka”, comentó el Ministerio de Defensa ucranio, que agregó que ahora mismo se mantienen combates por la “liberación total” de Pervomaisk y Snezhnoye. Lysenko reconoció que las tropas se están acercando a la zona donde cayó el avión malasio —cerca de Shajtersk—, pero aseguró que, de acuerdo a las instrucciones presidenciales, no combaten en un diámetro de 40 kilómetros alrededor del lugar de la catástrofe.

Los separatistas responden que han destruido una columna de tanques en la zona de Lugansk y sostienen que se combate en las calles de Debaltsevo, en la provincia de Donetsk, que el Ejército ucranio sometió a un intenso bombardeo. Los rebeldes denuncian que los proyectiles caen en zonas de viviendas y que diariamente hay víctimas civiles.