Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro promete que López pagará por los delitos que le imputan

Culminó la primera vista del juicio contra el dirigente opositor y cuatro estudiantes, imputados por provocar los hechos que desencadenaron cuatro meses de protestas contra el gobierno venezolano

Un cartel en apoyo del opositor encarcelado Leopoldo López.
Un cartel en apoyo del opositor encarcelado Leopoldo López. REUTERS

La primera vista del juicio contra el dirigente opositor Leopoldo López concluyó como se anticipaba. Cada actor cumplió con su papel. La jueza Susana Barreiros desestimó la recusación intentada por la defensa e impidió la entrada de dirigentes políticos y periodistas a un evento público. El fiscal Franklin Nieves tildó de criminal a López y de borregos a los estudiantes que le acompañan en el juicio, Marco Coello, Christian Holdack, Demián Martin y Ángel González. Tanto la defensa del líder opositor como él mismo, en un discurso que duró poco más de una hora, reiteraron su inocencia y denunciaron que enfrentan un juicio injusto. Solo se salió del molde la decisión de poner en libertad condicional a Marco Coello, un menor de edad cuyo caso fue ampliamente reseñado por la opinión pública local.

La audiencia duró cinco horas, tiempo suficiente para que coincidiera con una rueda de prensa del presidente Nicolás Maduro, convocada en principio para las once de la mañana en el palacio de Miraflores, pero que se pospuso hasta las cuatro de la tarde. Maduro hizo del finado comandante Chávez cuando se solidarizó con Palestina, cuando puso sobrenombres a los opositores que han criticado el acuerdo alcanzado por su gobierno a principios de semana con China, que entregará 4.000 millones de dólares a cambio de petróleo, y también cuando opinó sobre el proceso a López. “Él tiene que pagar ante la justicia y va a pagar. Así de sencillo. Bastante daño le hizo a este país. Que siga la justicia en su propio camino, por sus propios métodos”, vaticinó el Presidente. Maduro dijo otras cosas: que López es una pieza de Washington y que iba a nacer en Nueva York, pero que su madre decidió alumbrar en Caracas porque tenía que ser presidente de Venezuela. “Es una visión mesiánica y medio loca de la oligarquía”, agregó.

La audiencia se reanudará el próximo 6 de agosto a la 1:00 de la tarde. Se espera además que la jueza decida si permite a la defensa incorporar las pruebas que demostrarían la inocencia de su defendido, que contó con el respaldo unánime de la dirigencia opositora en las horas previas a la vista. Todas las facciones dejaron atrás sus diferencias acerca de la manera más adecuada de enfrentar a Maduro para denunciar que López, una de las cabezas visibles de ese movimiento que entre febrero y junio exigió un cambio inmediato de mando en Venezuela, es víctima de una persecución política.

El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, afirmó que los poderes públicos “están secuestrados por la cúpula de Gobierno” y calificó de “bizarra” a la justicia venezolana “porque castiga a los inocentes y absuelve a los verdaderos culpables de la crisis”. Ledezma es parte del grupo que apoyó la renuncia de Maduro, al igual que la defenestrada diputada María Corina Machado, quien expresó en uno de sus tantos trinos de su cuenta de Twitter: “Venezuela y el mundo saben la magnitud de la arbitrariedad contra Leopoldo López y los estudiantes. El sistema judicial es el verdugo del régimen”.

El excandidato presidencial Henrique Capriles no quiso dejar pasar la ocasión para demandar la inmediata liberación de López mediante un feroz trino: “Hoy inicia el juicio de la justicia podrida contra nuestro compañero Leopoldo. La primera medida que debería tomar la juez es su libertad”. Señalamientos menos contundentes, pero igualmente solidarios, tuvo el gobernador del estado Lara Henri Falcón, un exchavista.

El Ministerio Público responsabiliza a López y a los estudiantes Coello, Holdack, Martin y González de los daños que sufrió su sede el pasado 12 de febrero, cuando comenzaron a gran escala las manifestaciones contra el Gobierno venezolano, y varias patrullas de la policía científica (Cicpc). De ser declarado culpable de los cuatro cargos que le imputaron, el líder del partido Voluntad Popular podría enfrentar una condena de 13 años, 9 meses y una semana de prisión, según estimaciones de la Fiscalía.

Más información