Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PENA DE MUERTE EN EE UU

Un condenado a muerte tarda dos horas en morir ejecutado en Arizona

Los abogados de Joseph Wood aseguran que el reo estuvo “una hora jadeando” hasta morir

La gobernadora de Arizona ordena una revisión del sistema, sin cuestionar su legalidad

Reacciones a la ejecución Reuters Live!

Joseph Wood, un preso de 55 años condenado a muerte por dos asesinatos, tardó dos horas en morir ejecutado este miércoles por la tarde en la prisión de Florence, Arizona. Según pusieron por escrito sus abogados, estuvo "una hora jadeando y resoplando" en la camilla una vez que ya se suponía que estaba sedado. La defensa reclamó, sin éxito, que se detuviera la ejecución, una de las más largas con el método de la inyección letal. La escena que describen los letrados en su informe es un nuevo argumento para el debate sobre la crueldad de la pena de muerte.

El escrito del abogado, enviado mientras la ejecución estaba en marcha, dice así: "La Ejecución de Joseph Rudolph Wood III comenzó a la 1:52 de la tarde [hora local, nueve horas más en la España peninsular]. A la 1:57, el Sr. Wood fue declarado sedado. A las 2:03 su boca se movió. El Sr. Wood ha continuado respirando desde ese momento. Ha estado jadeando y resoplando durante más de una hora. A las 3:02, el personal volvió a comprobar la sedación. Todavía está vivo. Esta ejecución ha violado el derecho de la Octava Enmienda del Sr. Wood a ser ejecutado sin crueldad. Respetuosamente, solicitamos que se utilice el protocolo de salvamento".

El recurso de emergencia fue rechazado y el procedimiento continuó. El fiscal general de Arizona informó de la muerte de Wood a las 15:49, dos horas después de tumbarse en la camilla. Una ejecución por inyección letal debe durar unos 10 minutos.

"He visto muchas ejecuciones antes y nunca había visto nada como esto", dijo Dale Baich, uno de los abogados de Wood, al diario The Washington Post. "Tampoco había visto nunca una ejecución tan larga".

Un reportero de la agencia Associated Press que presenció la ejecución aseguró que Wood boqueó más de 600 veces antes de morir. Familiares de las víctimas, citados por la misma agencia, dijeron que no tenían ningún problema con la forma en que se había llevado a cabo la ejecución.

Wood recibió dos condenas a muerte en 1991 por sendos asesinatos. El 7 de agosto de 1989, mató a tiros a su novia, Debra Dietz, y al padre de esta, Eugene, en la tienda en la que trabajaban en Tucson. Fue detenido tras un tiroteo con la policía.

La ejecución de Wood fue programada en abril y las autoridades de Arizona comunicaron que se haría utilizando los sedantes Midalozan e Hydromorphone. Esta es la misma combinación de medicamentos utilizada en la ejecución de Dennis McGuire el pasado enero en Ohio, que tardó media hora de agonía en morir. Es la ejecución más larga de la historia de Ohio. Tras aquello, el sistema de ejecuciones en el Estado se encuentra en revisión y las ejecuciones suspendidas al menos hasta agosto. 

Este mismo sedante fue el primero de los tres medicamentos administrados a Clayton Lockett el pasado mayo en Oklahoma. El reo tardó tres cuartos de hora en morir en medio de una agonía espantosa que el director de prisiones del Estado puso por escrito. La prisión aceptó parar el procedimiento ante lo que estaba pasando, pero Lockett murió de un ataque al corazón. El sistema se encuentra en revisión y las ejecuciónes suspendidas al menos hasta noviembre.

En un escueto comunicado, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, aseguró que estaba "preocupada por la tardanza del protocolo de fármacos en completar la ejecución legal del condenado por doble asesinato Joseph Wood". "Hoy se ha hecho justicia, pero he ordenado una revisión completa del proceso", añade. El comunicado finaliza diciendo: "Una cosa es cierta, sin embargo, el reo Wood murió de forma legal y según testigos y los registros médicos no sufrió. Esto es, en comparación con el espantoso y despiadado sufrimiento que infligió a sus dos víctimas y el sufrimiento de por vida causado a sus familias".

La defensa de Wood trató de frenar la ejecución pidiendo más información sobre el procedimiento de la inyección letal, como la cualificación de los verdugos o el nombre del fabricante de los fármacos. Una Corte de Apelaciones aceptó el recurso y pidió más información a Arizona. El martes, la Corte Suprema de EE UU rechazó revisar el caso y permitió a Arizona seguir adelante con la ejecución.

El argumento de la transparencia está siendo utilizado por muchos reos, especialmente tras la desastrosa ejecución de Lockett en Oklahoma. En mayo, los abogados de Robert Campbell, condenado a muerte en Texas, trataron de frenar la ejecución con este argumento, en un recurso en el que pedían este tipo de información para asegurar el derecho de su cliente a no sufrir una agonía como la de Lockett. La Corte de Apelaciones corespondiente rechazó el recurso, que de haber prosperado podía haber sido una poderosa herramienta legal para revisar el sistema de ejecuciones en Texas.

La última vez que un preso tardó dos horas en morir fue en mayo de 2007 en Ohio, pero por razones muy diferentes. El reo, Christopher Newton, pesaba 120 kilos. Los practicantes tuvieron que pincharle 10 veces hasta que consiguieron administrarle los fármacos letales. Durante ese tiempo, estuvo hablando y bromeando con los guardias. En un momento dado, se le permitió ir al baño en mitad de su propia ejecución.

“Deberíamos optar por la guillotina”

P. X. D. S., Los Ángeles

Uno de los jueces que intervino en las idas y venidas del caso de Joseph Wood en los tribunales dejó escrita el lunes una opinión provocadora que atiza el debate sobre los medios, supuestamente humanos, por los que se ejecuta a los reos en Estados Unidos. En un voto particular contra la decisión de no suspender la ejecución de Wood, el juez federal Alex Kozinski escribió: “Utilizar fármacos para las ejecuciones es un esfuerzo equivocado de enmascarar la brutalidad de las ejecuciones haciéndolas parecer serenas y hermosas, como algo que cualquiera de nosotros podría experimentar en sus últimos momentos”. Y continúa: “Pero las ejecuciones son, de hecho, episodios brutales y salvajes, y nada de lo que haga el Estado puede enmascarar esa realidad. Tampoco deberíamos. Si como sociedad queremos hacer ejecuciones, deberíamos asumir el hecho de que se está cometiendo en nuestro nombre una horrenda brutalidad”.

En una entrevista con el diario Los Angeles Times, Kozinski detalló a qué se refería. No se opone a la pena de muerte en general. “Personalmente, creo que deberíamos optar por la guillotina, pero el fusilamiento es probablemente la mejor manera”. Kozinski es un juez conservador que se ha ganado fama con los años de provocador, que intenta hacer reflexionar. “Si como sociedad no somos capaces de soportar que nos salpique la sangre de la ejecución por fusilamiento, no deberíamos ejecutar a nadie”.

Curiosamente, el mayor enemigo de la pena de muerte en Estados Unidos está siendo precisamente la dificultad de llevar a cabo las ejecuciones de una manera limpia y rápida por medio de la inyección letal, un método inventado para hacer la muerte del reo más soportable para todos (no para él). Sin embargo, son los errores en estas ejecuciones lo que está avivando el debate. Hoy por hoy, la pena de muerte no está amenazada legalmente como tal, sino por la imposibilidad de garantizar que en todos los casos se lleve a cabo sin “sufrimiento cruel” que constituye tortura, algo prohibido por la Octava Enmienda de la Constitución.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información