Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca registra una reducción en el número de menores inmigrantes

El mes pasado se detuvieron a una media de 355 menores al día, mientras que en julio el promedio llega a unos 150 diarios

La cifra de menores centroamericanos no acompañados se ha reducido, sin embargo, no deja de ser un foco de atención para el Gobierno del presidente de EE UU, Barack Obama, que convocó la tarde de este lunes a los máximos responsables en materia de seguridad interna de su gabinete con el objetivo de discutir la crisis que se vive en la frontera con México, ante la llegada de decenas de miles de niños indocumentados.

Según datos oficiales, revelados por el portavoz de Obama, Josh Earnest, en junio los agentes de frontera detuvieron a una media de 355 niños al día en la zona del Río Grande, en Texas, donde se ha centrado la oleada de menores, pero en lo que va de este mes el promedio se situó en 150 diarios. “Algunos días la cifra incluso bajó entre 110 y 115 pequeños diarios”, destacó Earnest. Desde octubre, la cifra supera los 57.000.

La Casa Blanca, que ya había filtrado a algunos medios estadounidenses las cifras, fue muy cuidadosa al atribuir este descenso a un “factor único” como la fuerte campaña de sensibilización que ha lanzado junto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, de donde proceden la mayoría. De acuerdo con los medios locales, la reducción es consecuencia del intenso calor del verano.

Este viernes, Obama recibirá en la Casa Blana al presidente guatemalteco Otto Pérez Molina, el salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y el hondureño, José Hernández, para discutir la crisis migratoria.

Antes de la reunión presidencial de este lunes, Obama discutió el tema con sus secretarios de Defensa, Chuck Hagel; de Seguridad Nacional, Jeh Johnson; de Salud, Sylvia Burwell. En la reunión también participaron Biden, la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, las asesoras de Obama en Seguridad Nacional, Susan Rice, y Política Interior, Cecilia Muñoz, así como el jefe de la Agencia de EE UU para el Desarrollo Internacional (USAID), Rajiv Shah, o su colega de la Agencia Federal de Emergencias (FEMA), Craig Fugate, entre otros.