Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos eleva al máximo la alerta ante una amenaza terrorista en su territorio

El Gobierno califica de "serio y real" el riesgo de una acción de yihadistas marroquíes

Marruecos ha elevado al máximo el nivel de alerta de seguridad en el país ante la amenaza, que considera "seria y real", de las células de yihadistas marroquíes que ahora combaten en Siria e Irak y que podrían tener intenciones de atentar de vuelta en su territorio. Así lo ha oficializado este jueves el ministro del Interior, Mohamed Hassad, en un comunicado de su departamento tras la celebración semanal del Consejo de Gobierno. El portavoz del Ejecutivo, Mustafa Jalfi, ha anunciado que ya se ha advertido a los walis (gobernadores), a las prefecturas de la policía de todas las regiones, y se han instalado más controles de seguridad en las principales ciudades y enclaves estratégicos.

La decisión del Gobierno marroquí llega después de varios avisos en este sentido durante los últimos días y semanas ante el temor de una actuación en territorio de Marruecos de esos combatientes. Y ocurre apenas tres días antes de la visita institucional que cursará al país los próximos lunes y martes el nuevo rey de España, Felipe VI, con su esposa la reina Letizia. Hoy precisamente se han conocido algunos detalles del programa de actividades y pese a estar en Ramadán (el mes sagrado del ayuno) el rey Mohamed VI ha preparado varios actos públicos y privados para congratular al monarca español.

El ministro del Interior marroquí ha aprovechado la cita semanal del Gobierno para efectuar una exposición detallada de las razones de la presunta amenaza según los datos internos de sus servicios de información, que catalogan las opciones del ataque como "alarmantes". Esos detalles no se han proporcionado. El titular de la cartera sí afirmó que "la amenaza terrorista es real y va dirigida contar el reino por los miembros del Estado Islámico", esa escisión radicalizada de Al Qaeda. El Gobierno ha admitido que está cada vez más inquieto ante el número creciente de combatientes marroquíes en brigadas de grupúsculos terroristas en Irak y Siria. Distintas fuentes han llegado a cifrar ese número en unos 2.000, de los que habrían muerto unos 400 desde que comenzaron las revueltas contra el régimen de Bashar al Assad en 2011.

Lo que sí precisó el Ministerio del Interior es que los combatientes marroquíes tendrían ahora mucho más peligro tras haber adquirido durante su adiestramiento en Siria e Irak más capacidad para fabricar bombas, para trabajar con explosivos y para sortear las medidas de seguridad. El lunes de esta semana los walis y los jefes de policía de las distintas regiones ya mantuvieron una reunión maratoniana de trabajo para incrementar las medidas de seguridad por todo el país. La sensación de más presencia policial es evidente pero en Marruecos es muy normal observar policías en los cruces de las principales carreteras, en las estaciones y en los aeropuertos, así como en enclaves importantes. El mismo lunes Rabat aumentó los controles de seguridad en todos los vuelos dirigidos a Estados Unidos, a petición de Washington.

El martes, un diario local, Ajbar al Yaum, que hace un seguimiento cercano a este problema, publicó un artículo sobre la amenaza de los yihadistas marroquíes en Siria e Irak, con fotos de sus hijos, algunos bebés. Vídeos con los mismos mensajes han sido difundidos por las redes sociales, expresándose en dialectos árabes y rifeños, con amenazas directas contra el rey Mohamed VI y con el aviso de que piensan trasladar los atentados dentro de territorio marroquí.