Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestación masiva en Hong Kong para reclamar más democracia

Los organizadores esperan medio millón de personas en el aniversario de la devolución a Pekín

Hong Kong demanda en las calles más democracia. Reuters Live!

Más de medio millón de personas esperan los organizadores de la marcha anual del 1 de julio en Hong Kong, que marca el aniversario de la devolución británica de su excolonia a China en 1997 y que este martes está dominada por las exigencias del sufragio universal para sus 7,2 millones de habitantes. La agencia de noticias Reuters cifra la asistencia en decenas de miles y France Presse la sitúa en cientos de miles mientras destaca que es dificil verificar la concurrencia independientemente. Cerca de 4.000 agentes de policía se encargan de la seguridad, un dispositivo que no se veía desde hace más de diez años en el territorio autónomo.

La manifestación llega dos días después del referéndum informal convocado por el movimiento civil Occupy Central en el que participaron casi 800.000 personas, más del 10% de la población, para reclamar el sufragio universal en las próximas elecciones locales, en 2017. China reiteró este lunes su condena de esta consulta, que consideró “ilegal” e “inválida” en un comunicado de su Oficina para Hong Kong y Macao.

"Podemos ver que Pekín está minando la autonomía de Hong Kong y queremos demostrar que no tememos la opresión del Gobierno central”, aseguró Johnson Yeung, representante del Frente Pro Derechos Humanos Civiles, uno de los organizadores de la marcha, informa Reuters.

Desde la devolución británica, el jefe del Gobierno local de Hong Kong ha venido siendo elegido por un comité de 1.200 personas, notables y empresarios de la isla en su mayoría. Aunque China ha prometido aplicar alguna variante del sufragio universal en 2017, también ha subrayado que los candidatos deberán contar con su aprobación.

De no proponerse una reforma que incluya un sufragio universal auténtico, Occupy Central -que aglutina a académicos, políticos tradicionales y estudiantes, entre otros sectores- amenaza con organizar sentadas masivas en Central, el distrito financiero de Hong Kong.

Aunque los dirigentes de Occupy Central consideran que “aún no es el momento” para comenzar las sentadas, los estudiantes tienen previsto continuar la manifestación del martes con una vigilia durante toda la noche, a modo de ensayo de las sentadas.

El movimiento, que comenzó como una réplica del Occupy Wall Street que ocupó las calles del distrito financiero neoyorquino hace tres años, ha ido cobrando fuerza y popularidad a medida que ha servido de catalizador de un malestar creciente en diversos sectores de la antigua colonia hacia el Gobierno central chino y su creciente influencia en una excolonia orgullosa de sus tribunales independientes, libertad de expresión y estatus como centro financiero internacional.

Este malestar se ha visto incrementado después de que hace dos semanas el Consejo de Estado (el Ejecutivo chino) publicara un Libro Blanco en el que se puntualizaba a los hongkoneses que el “alto grado de autonomía” previsto para la colonia dentro del principio de “un país, dos sistemas” que rige las relaciones entre Pekín y Hong Kong no equivale a “una autonomía completa” y China mantiene una “jurisdicción exhaustiva” sobre el territorio.

Una encuesta elaborada por la Universidad China de Hong Kong y que publicó este lunes el diario independiente hongkonés South China Morning Post indica que tras la divulgación del Libro Blanco casi la mitad de la población (un 43,6%) declara no fiarse del Gobierno en Pekín, un aumento del 5,2% frente al mes anterior y la cifra más alta desde que comenzaron esos sondeos en 2009.

Más información