La policía interrogará al expresidente francés Sarkozy por un caso de corrupción

Detenidos su abogado y dos magistrados del Supremo que presuntamente le informaban sobre sus procesos judiciales

El expresidente Sarkozy llega a la Asamblea Nacional el 25 de junio
El expresidente Sarkozy llega a la Asamblea Nacional el 25 de junioReuters

La justicia francesa no da tregua al expresidente de la República Nicolas Sarkozy. En la madrugada del lunes, y según ha informado a primera hora el rotativo Le Monde, la policía judicial ha interrogado y detenido al abogado del político, Thierry Herzog y a los magistrados del Supremo Gilbert Azibert y Patrick Sassoust. Los tres, según sospecha la oficina anticorrupción especializada en infracciones financieras y fiscales, podrían formar parte de una red de informantes que mantenían al antiguo inquilino del Elíseo al tanto de los escándalos de financiación ilegal que ahora le acorralan.

Las detenciones se han producido en el marco concreto de la investigación sobre tráfico de influencia y violación del secreto de instrucción en manos de dos jueces de París y, según una alerta de La Figaro a última hora del día, Sarkozy ha sido convocado por la oficina antifraude de Nanterre en los próximos días para ser interrogado sobre este asunto.

Más información
La justicia acorrala a Nicolas Sarkozy
Las cintas de Sarkozy confirman sus maniobras contra los jueces
La justicia francesa retira los cargos contra Sarkozy en el caso Bettencourt
Los jueces indagan si Gadafi financió a Sarkozy en 2007
El ‘Sarkoleaks’ o la deslealtad de un maniaco del espionaje

Sarkozy está inmerso en varios casos de corrupción. Uno de ellos, el concerniente a Bernard Tapie, involucra también a su exministra de Economía y ahora directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. Se trata de una indemnización estatal de 403 millones de euros otorgados al empresario francés en el marco de la venta de Adidas. Otros dos casos están relacionados con la financiación de la campaña del político para las elecciones de 2007, que ganó frente a Ségolène Royal. Según apuntan las pesquisas de la policía, Sarkozy habría recaudado dinero ilegalmente de la heredera del imperio L’Oreal, Lilianne Bettencourt, y del presidente libio ya desaparecido Muamar Gadafi.

Las escuchas telefónicas a las que fue sometido Sarkozy y su entorno en otoño pasado han desvelado esa red informante de la que se servía el expresidente de la República para seguir los procesos judiciales que le persiguen y, muy especialmente, el caso Bettencourt, que investiga el Tribunal Supremo.

Esas escuchas fueron las que desvelaron a la policía que Sarkozy utilizaba un teléfono móvil clandestino, a nombre de un tal Paul Bismuth, para hablar justamente con su abogado Herzog. Las pesquisas indican que Herzog tenía hilo directo con su amigo, el juez de la sala de lo Civil del Supremo Gilbert Azibert, ahora interrogado por la oficina anticorrupción.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Este nuevo paso de la justicia contra Sarkozy se produce en un momento político especialmente delicado para la formación conservadora que antes lideraba, la UMP (Unión por un Movimiento Popular). Tras la dimisión de Jean-François Copé como presidente del partido hace solo un par de meses por otro caso de presunta financiación ilegal (esta vez para las elecciones presidenciales de 2012 que Sarkozy perdió frente a Hollande), la UMP está sumida en una crisis de liderazgo que, previsiblemente, se resolverá en el próximo otoño. Se disputan el puesto el que fuera primer ministro de Sarkozy, François Fillon, su exministro de Exteriores, Alain Juppé, y el propio expresidente de la República, animado, quizá, por la crisis que aqueja al Partido Socialista Francés y a su cabeza visible, el presidente François Hollande, que registra una históricamente baja valoración en las encuestas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS