Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alto el fuego hasta el 27 de junio entre Kiev y los separatistas del este de Ucrania

El acuerdo se ha logrado en una reunión entre representantes de Kiev, Donetsk, Lugansk y Rusia

Reacciones de prorrusos al alto el fuego en Ucrania. Reuters Live!

Los separatistas de la denominada República Popular de Donetsk (RPD) se han comprometido a mantener un alto el fuego hasta el 27 de junio en respuesta a la medida análoga adoptada la semana pasada por el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko. El acuerdo se logró en una reunión sin precedentes este lunes entre altos representantes de las partes en conflicto (las autoridades de Kiev, los separatistas de las regiones de Donetsk y Lugansk y Rusia) que fue celebrada en el edificio de la ocupada Administración regional de Donetsk bajo los auspicios de la Organización de Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE).

“Nos hemos puesto de acuerdo en un alto el fuego bilateral hasta las 10 de la mañana del 27 de junio”, ha dicho Leonid Kuchma, expresidente de Ucrania, que participaba en las negociaciones junto con su antiguo jefe de Administración, Víctor Medvedchuk, hoy líder de la organización La Opción Ucraniana y muy vinculado al presidente ruso Vladímir Putin. Les acompañaban el embajador de la Federación Rusa, Mijaíl Zurábov, y la representante de la OSCE, la diplomática suiza Heidi Tagliavini. Los separatistas estaban representados por el jefe del gobierno de Donetsk, Alexandr Borodái; Andréi Purguin, líder de la RPD; el jefe del movimiento del Sudeste, Oleg Tsariov, y dirigentes no identificados de la autoproclamada República Popular de Lugansk (RPL), según informa Ukrainskaya Pravda y la agencia Interfax. Los separatistas prorrusos prometieron ayudar para lograr la liberación de los ocho miembros de la OSCE retenidos en el este de Ucrania.

“Nos comprometemos a interrumpir el fuego hasta el 27 de junio en respuesta al alto el fuego por parte de Kiev”, dijo Borodái, según la agencia rusa Ria Nóvosti. Si hay un alto el fuego, “podemos ponernos de acuerdo y, por lo menos, comenzar consultas sobre el mantenimiento de conversaciones para una regulación pacífica del conflicto”, señaló el líder separatista, un experiodista que asesoró a los separatistas de Crimea. “Se interrumpe el desplazamiento de tropas por el territorio de la república y el uso de las armas”, agregó Borodái, quien expresó además su esperanza de que la Federación Rusa vigilará el cumplimiento del alto el fuego.

“Es un síntoma positivo, pero otra cosa es que las negociaciones den resultado”, manifestó una fuente de la RPD, según la cual los separatistas no aceptan ningún tipo de integración en Ucrania y sólo quieren negociar “sobre la independencia”. El portavoz del centro de Información del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Vladímir Chepovoi, había constatado antes que los enfrentamientos armados en Donbás (la cuenca del Don, correspondiente al territorio de Lugansk y Donetsk en Ucrania) se habían interrumpido y que desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde no se habían detectado ni intentos de usar las armas ni de ocupar edificios administrativos, por lo que se podía hablar, dijo, de “un alto el fuego de hecho en la región”.

Medvedchuk manifestó que las conversaciones tienen por fin la puesta en práctica del plan de paz para regular la situación en el Este de Ucrania, el cese del derramamiento de sangre, así como el evitar víctimas y mantener la unidad del país. Medvedchuk es considerado el “hombre de Vladímir Putin” en Kiev por la estrecha relación personal que le une con el presidente ruso, que aparentemente es además padrino de su hija. Tsariov, que durante un tiempo se perfiló como el político capaz de aglutinar las regiones del Este y el Sur de Ucrania, ha sido expulsado de la Rada Suprema (parlamento estatal), donde era diputado del Partido de las Regiones, y sobre él hay una orden de búsqueda y captura. El domicilio del político, que apoya abiertamente a los separatistas, ha sido saqueado y su familia ha tenido que huir a Crimea. Por su experiencia como director de la fábrica de misiles mayor de la URSS (Iuzhmash en Dnipropetrovsk), Kuchma, es posiblemente el expresidente de Ucrania más aceptable en una negociación con los separatistas. En cuanto a Tagliavini, es una diplomática con amplia experiencia internacional y la autora del informe de la Unión Europea sobre la guerra de agosto de 2008 entre Rusia y Georgia en Osetia del Sur.