Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Éxodo masivo de camboyanos desde Tailandia tras el golpe de Estado

Cientos de miles de camboyanos inmigrantes regresan a sus casas por miedo a represalias

Centenares de camboyanos huyen de Tailandia tras el golpe de Estado. Ampliar foto
Centenares de camboyanos huyen de Tailandia tras el golpe de Estado. AFP

Más de 200.000 camboyanos han cruzado la frontera de Tailandia para regresar a sus casas los últimos días, movidos por el miedo y la inseguridad que se ha producido entre su comunidad tras el golpe de Estado del pasado 22 de mayo.

Entre los camboyanos residentes en Tailandia se han desatado varios rumores entre los que se encuentra una posible operación contra la inmigración ilegal, disparos por parte de los militares y algunas deportaciones forzosas. “Vengo desde Pattaya porque no puedo vivir pensando en los rumores de que los soldados han disparado y matado algunas personas, tengo miedo, prefiero irme sin que utilicen la fuerza”, asegura Ol Lin, una mujer de la limpieza de 23 años que ha cruzado la frontera hasta la ciudad camboyana de Poipet junto a su hermana llevando con ella la mayoría de sus pertenencias.

Si no tengo un pasaporte no volveré a Tailandia, no quiero ser arrestado por la policía

Chan Roth, trabajador de la construcción de 21 años

Algunos camboyanos también han cerrado negocios que tenían en Tailandia y no esperan regresar al país hasta conseguir los papeles necesarios por miedo a correr algún riesgo. “Escuché que los soldados habían disparado camboyanos en la provincia de Lopbury, estaba asustada, cerré la peluquería que abrí hace siete años y me marché”, asegura Sieng Sinoeun de 38 años. “Si no tengo un pasaporte no volveré a Tailandia, no quiero ser arrestado por la policía”, afirma Chan Roth, trabajador de la construcción de 21 años.

La portavoz del Consejo Nacional para la Paz y el Orden (NCPO) Pathamakorn Ratanadilok Na-Phuket, sin embargo, asegura que no se ha realizado ninguna represión contra estos trabajadores.

A lo largo del miércoles, han cruzado la frontera en autobús más de 10.000 camboyanos que han sido trasladados posteriormente a varias provincias en los camiones militares. “Gran parte de los migrantes llegan por la tarde y no hay autobuses para llevarles de vuelta a las provincias con sus familias, así que duermen aquí en la frontera, en el suelo. Algunas organizaciones han comenzado a poner toldos para protegerlos del monzón” asegura Hay Hunleng, asesor de la Agencia Nacional de Empleo (ANE), que contabiliza a los migrantes que cruzan diariamente la frontera desde el pasado 8 de junio.

La huida de los cientos de miles de trabajadores camboyanos podría resultar un fuerte golpe para la economía tailandesa

El exministro de finanzas Thirachai Phuvanatnaranubala

Según ANE la mayoría de los migrantes camboyanos registrados trabajaban en la agricultura, la pesca y la construcción. “Es imposible saber cuántos inmigrantes ilegales se encontraban trabajando en Tailandia, quizás alrededor de tres millones”, asegura Joe Lowry, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El éxodo creciente de camboyanos está teniendo un efecto en la economía tailandesa, y especialmente, en las empresas que dependen de los trabajadores irregulares. La Federación de Industrias de Tailandia, según la prensa local, ha instado a la junta militar a intervenir para resolver el problema lo antes posible. Los propietarios de barcos de pesca, contratistas de la construcción y operadores de procesamiento de pescados y mariscos, han alzado la voz ante la repentina pérdida de mano de obra.

El exministro de finanzas Thirachai Phuvanatnaranubala escribió en su página de Facebook el pasado 16 de junio que la huida de los cientos de miles de trabajadores camboyanos podría resultar un fuerte golpe para la economía tailandesa.