El Ejército de EEUU investigará la “desaparición” de Bergdahl en Afganistán

No marca un plazo límite para completar la investigación

El sargenteo Bowe Berghdal, en una imagen sin datar.
El sargenteo Bowe Berghdal, en una imagen sin datar.US ARMY / Reuters

A pocos días de la llegada a Estados Unidos del sargento Bowe Bergdahl, que sigue recuperándose en un hospital militar en Texas de los casi cinco años de cautiverio que sufrió en Afganistán, el Ejército ha anunciado este lunes la apertura de una investigación oficial para establecer “los hechos y circunstancias” que rodearon su “desaparición” y captura por los talibanes en junio de 2009.

La investigación estará a cargo de un alto militar con experiencia de combate en Afganistán, el general de división Kenneth Dahl, ha informado el Departamento de Defensa en un comunicado, en el que además subraya que se trata de un procedimiento bastante habitual.

“La función principal de esta investigación es determinar los hechos (…) este tipo de investigaciones no son infrecuentes y sirven para esclarecer los hechos sobre el terreno tras un incidente”, precisa la nota oficial.

El presidente Barack Obama anunció a bombo y platillo el 31 de mayo la liberación de Bergdahl, el último prisionero de guerra estadounidense en Afganistán. La alegría por la noticia se transformó sin embargo rápidamente en controversia tanto por el precio de su liberación -fue canjeado por cinco talibanes presos en Guantánamo- como por las dudas que rodean su desaparición. Algunos de sus compañeros de armas lo han acusado abiertamente de deserción.

Según el código militar estadounidense, la deserción es un delito para el que se prevé incluso la pena de muerte si es cometida en tiempos de guerra.

El soldado de 28 años, que durante sus cinco años de cautiverio fue ascendido automáticamente a sargento, permaneció casi dos semanas en un hospital militar estadounidense en Alemania antes de ser trasladado, el pasado viernes, a otra instalación médica en San Antonio, Texas, donde completa su recuperación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Esta sigue siendo la “prioridad máxima” del Ejército, subraya ahora el Pentágono, que ha vuelto a pedir “respeto al tiempo y privacidad necesarios para completar los objetivos de la última fase de reintegración” del militar. Por ello, el general de brigada Dahl no interrogará a Bergdahl hasta que los especialistas que vigilan su recuperación den el visto bueno, por lo que “no se ha fijado un plazo límite para el término de la investigación”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50