Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los desplazados por los combates en Irak alcanzan el medio millón, según la ONU

Es cada vez más difícil distribuir ayuda humanitaria por los choques entre Gobierno y rebeldes

Restos de la explosión de un coche bomba en Bagdag. Reuters Live!

Los combates entre el Ejército y los rebeldes han dejado en lo que va de año casi medio millón de civiles desplazados en Irak, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Tan solo en la provincia de Al Anbar, al noroeste del país, la violencia ha obligado a más de 50.000 familias a dejar su hogar aunque, según Adrian Edwards, portavoz de ACNUR, "el número [de desplazados] podría ser mayor".

Edwards especificó el pasado viernes a un grupo de periodistas en Ginebra (Suiza) que "aunque las autoridades iraquíes habían suspendido el recuento de desplazados por temas de seguridad", se estimaba que, en mayo de 2014, había unos 480.000.

"Los más afortunados se alojan con familiares y amigos pero los demás tienen que vivir en tiendas de campaña, escuelas o edificios a medio construir", señala el informe. Tan solo en la provincia de Al Anbar, añade el texto, "un tercio de los desplazados vive en escuelas".

"Nuestro equipo en la zona informa de que los desplazados tienen dificultades para superar la situación de desesperación que ya se ha extendido por todo el país", señala Edwards. En Al Anbar y Salah al-Din (en el centro) se concentra la mayoría de ciudadanos que ha tenido que huir de su hogar, seguido de Erbil, Kirkuk y Sulaymaniyah (al norte) y, finalmente de la capital del país, Bagdag.

Los más afortunados se alojan con familiares y amigos pero los demás tienen que vivir en tiendas de campaña, escuelas o edificios a medio construir

Informe de ACNUR

A esta situación de violencia se suma la inaccesibilidad de la población al agua potable después de que el ataque deliberado a una presa en el distrito de Abu Ghraib, en Al Anbar, provocó inundaciones en la zona y obligó a más de 72.000 iraquíes a huir de sus casas. Los desbordamientos arrasaron con las plantas de tratamiento de agua y, aunque las autoridades locales han dispuesto 28 camiones cisternas diarios con agua potable, solo cubren el 50% de las necesidades, según ACNUR.

La situación en el país es cada día más delicada. Kristalina Georgieva, comisaria de ayuda humanitaria de la Unión Europea (UE), apuntó durante una entrevista en abril a la situación en Irak como la siguiente crisis humanitaria. La violencia en Al Anbar rebrotó en diciembre de 2013, y rápidamente se extendió a Faluya, de 350.000 habitantes y bastión rebelde, donde el reciente bombardeo de la ciudad por parte del Ejército ha provocado nuevos desplazamientos y ha dañado el hospital y la planta de agua local.

Al menos 799 personas han muerto por la violencia durante el mes de mayo, uno de los más sangrientos desde la espiral de violencia sectaria de 2006 y 2007.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >