Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU renueva la suspensión de las deportaciones de jóvenes ‘sin papeles’

La Casa Blanca creó en 2012 un programa para jóvenes que entraron ilegalmente en el país

Diferentes grupos han celebrado continuas protestas en Washington para pedir el fin de las deportaciones.
Diferentes grupos han celebrado continuas protestas en Washington para pedir el fin de las deportaciones.

Más de medio millón de jóvenes indocumentados podrán renovar sus permisos de residencia y trabajo temporal en Estados Unidos. Las autoridades de inmigración anunciaron este miércoles una prórroga para los beneficiarios del programa de cancelación de deportaciones, creado en 2012, y que ahora podrán extender hasta 2016.

“A pesar de la división actual en Washington, todos coincidimos en que un menor que cruza la frontera ilegalmente, acompañado de su progenitor, o en su búsqueda, no está tomando la decisión de incumplir las leyes y debería ser tratado de manera distinta a un adulto”, alegó este miércoles el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

La cancelación de las deportaciones de jóvenes indocumentados, un programa conocido como DACA, por sus siglas en inglés, esta basado en el Dream Act, un proyecto de ley para otorgar permisos de residencia y trabajo temporales a estudiantes indocumentados. Ante el fracaso de aquella ley en el Senado, y dada la falta de avances de la reforma migratoria, la Administración Obama procedió a cancelar las deportaciones de estos jóvenes en 2012.

Entonces, la Casa Blanca exigió que para anular las deportaciones, los indocumentados debían ser menores de 30 años, haber entrado en EE UU antes de cumplir los 16, haber terminado la educación secundaria, estar estudiando o formar parte de las Fuerzas Armadas y haber residido en el país de manera continuada desde 2007.

Hoy se cumplen los dos primeros años en los que los beneficiarios han podido vivir sin temor a ser deportados”

Este jueves el Departamento de Estado anunció que también podrán beneficiarse aquellos ‘sin papeles’ que hayan cumplido más de 30 años si cumplen todos los demás requisitos. “La renovación de DACA nos permite actuar de acuerdo con nuestros valores y principios nacionales, pero la compleja tarea de aprobar la reforma del sistema migratorio sigue pendiente”, apuntó Johnson.

La mayor organización de jóvenes indocumentados del país, United We Dream, describió el programa como una iniciativa “que funciona y salva vidas”, según afirman sus responsables en un comunicado que celebra la decisión del Departamento de Seguridad Nacional. “Hay más de 600.000 ejemplos de cómo DACA ha enriquecido las oportunidades y el futuro de jóvenes americanos”, asegura Cristina Jimenez, cofundadora de la organización.

United We Dream ha querido aprovechar el anuncio sobre la nueva prórroga para pedir a la Casa Blanca que también cancele las deportaciones de los padres de estos jóvenes indocumentados que también carezcan de permiso de residencia. Este jueves, decenas de jóvenes se manifestaron ante la Casa Blanca para exigir una reforma del sistema definitiva.

“Nuestras familias siguen siendo perseguidas bajo la misma administración que creó DACA y que lidera un récord de deportaciones mientras los Republicanos se niegan a tomar medidas en el Congreso”, afirma Jimenez. Eddie Carmona, director de campaña de la Campaña Nacional por la Ciudadanía de la organización PICO defiende que el presidente Obama “debería fijarse en DACA” como ejemplo de lo que la reforma supondría para las familias indocumentadas.

“Hoy se cumplen los dos primeros años en los que los beneficiarios han podido vivir sin temor a ser deportados”, dice Carmona. “Esto refleja el impacto positivo que puede tener una acción gubernamental en las vidas de quienes sueñan con ser estadounidenses”.

El anuncio sobre la prórroga en la cancelación de las deportaciones de estos jóvenes llega apenas una semana después de que Obama pidiera a Johnson que retrase el anuncio de las nuevas medidas de inmigración que estudia su departamento. Aquella decisión, que tiene el objetivo de dar al Congreso una última oportunidad para que aproveche y en las próximas semanas saque adelante su propuesta para reformar el sistema de inmigración.

La falta de progreso en el ámbito legislativo amenaza con convertirse en un problema para el Partido Republicano en las próximas elecciones legislativas, ya que sus líderes se han negado a debatir la ley aprobada en el Senado hace un año y tampoco han planteado su propio modelo de reforma. Para el Partido Demócrata, la falta de iniciativa por parte de Obama, presionado por la comunidad hispana para que emplee sus poderes ejecutivos, también puede repercutir en sus candidatos en la convocatoria de noviembre.