Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco observadores de la ONU, secuestrados y liberados en Siria

El Gobierno de El Asad culpa a los rebeldes de "cometer delitos terroristas"

La Organización de Prohibición de Armas Químicas confirma la liberación de sus inspectores

Un convoy de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), compuesto por seis inspectores y cinco conductores sirios, ha sufrido un ataque este lunes en el norte de Siria. El convoy que se componía de cuatro vehículos de Naciones Unidas se dirigía al pueblo de Taibet al-Imam, en la periferia de la norteña provincia de Hama, para investigar sobre el posible uso de gas de cloro contra poblados rebeldes en un ataque supuestamente perpetrado el pasado mes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Expatriados sirio acusa a los rebeldes de secuestrar a los miembros del convoy, mientras que la OPAQ asegura que su personal se encuentra en libertad. Michael Luhan, portavoz de OPAQ con base en la Haya, ha declarado en una conversación telefónica a este diario que “Los seis miembros del equipo se encuentran sanos y salvos regresando a la base de operaciones. La situación es confusa por lo que no podemos confirmar o denegar un intento de secuestro durante el ataque que ha sufrido el convoy. Los inspectores se encuentran actualmente libres y tendremos más informaciones una vez que regresen a la base” sin precisar la nacionalidad de los inspectores. La Organización ha ratificado en una breve nota de prensa el ataque llamando a la colaboración de ambos bandos: “Nuestros inspectores están en Siria para esclarecer los hechos en relación con las persistentes alegaciones de ataques con gas de cloro y su seguridad es nuestra principal preocupación. Es imperativo para todas las partes del conflicto asegurarles un acceso seguro”.

Según la agencia nacional de noticias siria Sana, este martes se había alcanzado una tregua con los rebeldes de 8 de la mañana a 6 de la tarde (una hora menos en la Península) para proceder con la misión. El Gobierno sirio se apresuraba a través de la agencia Sana a declinar toda responsabilidad sobre el incidente, asegurando que el equipo fue avisado de la imposibilidad por parte de los dispositivos de seguridad sirios de proseguir en su labor de protección y dejando toda responsabilidad de continuar el camino sobre el equipo de inspectores. ”Dos kilómetros antes de llegar al pueblo de Taibet al-Imam, uno de los coches de la misión fue atacado con explosivos, lo que ha llevado a sus pasajeros a ser recogidos en otro vehículo. Solo uno de los vehículos ha logrado llegar a Taibet al-Imam, mientras que los dos otros han sido secuestrados por terroristas” asegura el Ministerio en una nota de prensa.

La OPAQ en colaboración con las Naciones Unidas entró en Siria en enero del pasado año con el objetivo de destruir el arsenal químico sirio estimado en 1000 toneladas. La Organización asegura haber destruido a día de hoy el 80% del armamento químico estimado.

Ambos bandos en el conflicto sirio se acusan del uso de armas químicas. El mayor ataque químico fue perpetrado en agosto de 2013 contra varias áreas controladas o disputadas por los rebeldes en la región de Gouta, en los suburbios de Damasco. Se estiman que entre 280 y 1500 fallecieron víctimas del ataque que sirvió como detonador para que la Administración norteamericana valorara un ataque militar contra el régimen sirio. A pesar de que Siria no ha firmado la Convención Sobre las Armas Químicas, el Gobierno sirio accedió mediante su aliado ruso a un plan de desarme que vence a mediados de este año.

En medio de un sangriento conflicto que ha costado la vida a más de 150.000 personas, la OPAQ ha de implementar su misión negociando constantemente para desplazarse entre regiones controladas por el régimen sirio a regiones bajo control rebelde.

Más información