Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La masacre de California fue anunciada por su autor en un vídeo en Internet

Elliot Rodger, de 22 años, hizo público su aislamiento y frustración sexual con las mujeres y amenazó con una matanza masiva tan solo 24 horas antes del crimen

Un estudiante deja una vela por las víctimas de la masacre en Santa Bárbara.
Un estudiante deja una vela por las víctimas de la masacre en Santa Bárbara. AFP

La policía ha identificado a Eliot Rodger, un estudiante de 22 años de la Universidad de California en Santa Bárbara, como el autor de la masacre que en la noche del viernes tenía lugar en las inmediaciones del campus, en Isla Vista, y que ha dejado siete muertos y 13 heridos.

De “sacudida de terror”, califica la policía los hechos acontecidos esa noche, cuando Elliot Rodger comenzó su orgía violenta acuchillando a tres hombres en su apartamento y posteriormente disparó contra otros tres transeúntes en las calles del pequeño pueblo universitario.

El propio autor de la masacre fue encontrado muerto con una herida de bala en la cabeza, tras tratar de huir de la policía en varias ráfagas de fuego cruzado y estrellarse el BMW que conducía contra un vehículo estacionado. Según los agentes, todo apunta a que Rodger se habría quitado la vida. En el vehículo que conducía se han encontrado tres pistolas semiautomáticas y mucha munición.

La masacre protagonizada por Elliot Rodger es la crónica de una muerte anunciada, en esta ocasión online, a través de numerosos vídeos y documentos que este estudiante fue dejando en la red. El ultimo, 24 horas antes de que la tragedia se desencadenase. En él se queja, una vez más, de aislamiento, frustración sexual y del rechazo de las mujeres, su gran quebradero de cabeza.

Declara que a sus 22 años todavía es virgen y que será el último vídeo que cuelgue en la red: “Mañana será el día de la venganza. El día de mi venganza contra la humanidad, contra todos vosotros. Durante los últimos ocho años de mi vida, desde mi pubertad, he tenido que soportar una existencia de soledad, rechazo y deseos insatisfechos. Y todo porque nunca he resultado atractivo a las chicas y me he tenido que pudrir en soledad. No entiendo cómo es posible que no os resulte atractivo. Os voy a castigar a todas por esto”.

Ese castigo del que habla comenzaba la noche del viernes en su apartamento y proseguía en una ruta sembrada de escenas de terror por las calles de Isla Vista. Según el Sheriff Bill Brown, del condado de Santa Bárbara, el asesino apuñaló varias veces a las tres personas que mató en su apartamento, dejando un escenario del crimen cargado de horror. Luego se dirigió a la residencia de estudiantes para chicas de la Universidad de California y llamó a la puerta, pero nadie le abrió, por lo que disparó contra dos jóvenes que pasaban por allí e hirió a una tercera. A la sexta víctima, un chico, le disparó en IV Deli Mart, un establecimiento en el que se encontraba comiendo.

La identidad de las víctimas se va dando a conocer: Veronika Weiss, Katie Cooper y Kristopher Michael-Martínez. Durante la noche del sábado, cientos de personas celebraron una vigilia portando velas en procesión por las calles de Isla Vista en memoria de los fallecidos. La población y la Universidad está profundamente conmocionada por lo sucedido.

Además del vídeo, Rodger, preparó un manifiesto de 141 páginas en el que relataba un plan detallado para la masacre, comenzado con los crímenes en su apartamento. Según el Sherriff, “todo el material analizado apunta a una masacre colectiva premeditada”.

En todos sus documentos colgados en la red la imagen psicológica que se desprende es la misma: un solitario profundamente frustrado con las mujeres y con su celibato involuntario. En una web donde los jóvenes comparten su rabia por permanecer vírgenes se pregunta “por qué las chicas le odian tanto”.

La policía ya había visitado el apartamento del autor de los crímenes el 30 de abril, tras una llamada de su madre a los agentes, alarmada por el contenido de los vídeos que su hijo colgaba en la red. Se encontraron, según han relatado, con un chico cortés y educado que no reunía ningún requisito para ser confinado en prisión. Los agentes dicen que este tipo de llamadas son muy comunes y no despiertan ninguna sospecha en especial.

La familia del autor de la masacre está completamente conmocionada y ha expresado su condolencias con las víctimas a través de un comunicado. El padre, Peter Rodgers, de nacionalidad británica y residente en Los Ángeles, es un guionista y director de cine, conocido como ayudante de dirección de la película Los juegos del hambre.

Elliot Rodgers tuvo desde su más temprana edad problemas emocionales, sobre todo a partir del divorcio de sus padres, según han señalado amigos de la familia, quienes también dicen que en el colegio fue víctima de acoso escolar y burlas por parte de sus compañeros.