Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberado en México un líder autodefensa acusado de asesinato

Hipólito Mora, fundador de la policía comunitaria de La Ruana y detenido por dos muertes, libre por falta de pruebas

Hipólito Mora, en Apatzingán, en febrero pasado.
Hipólito Mora, en Apatzingán, en febrero pasado.

La Fiscalía ha ordenado este viernes la libertad de Hipólito Mora, uno de los fundadores de las autodefensas mexicanas y líder de la policía comunitaria de La Ruana (Michoacán, suroeste del país). Mora había sido arrestado en marzo pasado acusado de planear el asesinato de otros dos miembros de las milicias, Rafael Sánchez El Pollo y José Luis Torres Castañeda. Su abogado, Eduardo Quintero, había afirmado desde el inicio de la investigación que no existían fundamentos que sustentaran las acusaciones en contra de su cliente e insistió esta tarde en entrevista con este periódico: “No había testigos ni ninguna prueba sólida en su contra”.

Sánchez y Torres fueron hallados muertos el 8 de marzo pasado en una camioneta a unos pocos kilómetros de La Ruana, en el municipio de Buenavista-Tomatlán, al occidente de Michoacán y a 500 kilómetros al oeste de la capital del país. Los emboscaron en la madrugada y les prendieron fuego. Pertenecían a un grupo distinto al de Mora, comandado por Luis Torres El Americano. Los asesinatos desataron una tensión entre los grupos de civiles armados que desembocó en la detención de Mora unos días más tarde.

El caso contra Mora se sustentaba en el testimonio de una mujer y declaraciones de familiares de las víctimas. El líder autodefensa negó haber participado en los asesinatos y nadie fue detenido como posible autor material de las muertes.

Ninguna persona ha sido detenida como autor material de los dos asesinatos

Desde la detención de Mora, los hombres de Torres habían mantenido patrullajes sobre la zona de La Ruana, una pequeña comunidad de 10.000 habitantes en el occidente de Michoacán que se dedica al cultivo de limón. La región es una de las principales productoras del cítrico del país. El abogado del líder autodefensa dijo que su cliente estaba “muy contento” aunque dijo desconocer si volvería de inmediato a su casa en La Ruana, donde antes del alzamiento de las autodefensas se dedicaba a la agricultura. De acuerdo con las autoridades mexicanas, la Fiscalía michoacana continuará con la investigación.

La liberación de Mora ocurre una semana después de que el Gobierno de México anunciara la integración de 3.000 miembros de las autodefensas a las guardias rurales, cuerpos policiales creados para que los civiles armados se acojan a la ley desde el 10 de mayo pasado. La puesta en marcha ocurre a cinco meses de la intervención del Gobierno federal en Michoacán en enero de este año después de que los enfrentamientos entre autodefensas y Los Caballeros Templarios, el cartel del narco que opera en la zona, orillaran a la región a un estado de sitio en enero pasado, una situación desbordada desde la aparición de los civiles armados el 24 de febrero de 2013.

A su salida de la cárcel en Charo, a unos kilómetros de Morelia, la capital de Michoacán, hacia las 20.30 (hora del centro de México), Mora leyó un breve comunicado en el que afirmó a los medios de comunicación que se unirá a las guardias rurales y que registrará las armas que están en su poder. Declinó responder preguntas.

El comisionado Alfredo Castillo, designado por el presidente Enrique Peña Nieto para gestionar su estrategia de seguridad en la zona, ha informado del registro de más de 6.000 armas (casi 4.500 de alto poder) que estaban en manos de civiles sin ningún tipo de permiso. No hay datos oficiales sobre el número exacto de armas que circulaban en Michoacán desde el inicio de la violencia en la región.

Desde el inicio de la estrategia del Gobierno mexicano en Michoacán, varios líderes de Los Caballeros Templarios han sido detenidos y dos de sus principales jefes han caído muertos en enfrentamientos: Nazario Moreno El Chayo (su fundador e ideólogo) y Enrique Quique Plancarte. De los principales cabecillas, solo queda libre Servando Gómez La Tuta, que sigue prófugo.

Más información