Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU deja el seguimiento de los aviones a la decisión de las aerolíneas

La agencia de Naciones Unidas para la aviación apuesta por que la industria implante voluntariamente las medidas para evitar casos como la desaparición del MH370

Unos técnicos preparan el submarino autónomo que busca restos del MH370 en el fondo del Índico. Ampliar foto
Unos técnicos preparan el submarino autónomo que busca restos del MH370 en el fondo del Índico. Getty Images

Todos de acuerdo en que hay que hacer algo, pero de manera voluntaria. Tras la desaparición del vuelo MH370 el pasado 8 de marzo con 239 personas a bordo cuando volaba de Kuala Lumpur a Pekín, la agencia de Naciones Unidas para la aviación ha debatido ayer y hoy cómo evitar que se vuelva a producir un caso similar.

La Organización para la Aviación Civil Internacional (OACI) concluyó este martes la discusión con la asunción de que es una "prioridad" disponer de información inmediata en caso de un comportamiento "anormal" de un vuelo, pero considera que es más "rápido" que las aerolíneas implanten los sistemas necesarios de manera voluntaria. Se seguirá trabajando en la regulación internacional al respecto pero sin un compromiso respecto a la fecha para la aprobación y entrada en vigor.

Un grupo de trabajo creado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) presentará sus soluciones a finales de septiembre y luego las compañías aéreas empezarían a implantarlas de manera voluntaria, según explicó en conferencia de prensa Olumuyiwa Benard Aliu, presidente del Consejo de la OACI.

El siniestro del vuelo de Air France en medio del Atlántico sur cuando volaba de Río de Janeiro a París en 2009 ya puso de manifiesto la necesidad de un seguimiento continuo de los aviones comerciales, sin que se tomase ninguna decisión global al respecto. Cinco años después el caso del MH370 ha añadido más complejidad al problema ya que uno de los objetivos es evitar que los sistemas de seguimiento se puedan desconectar desde la cabina de pilotaje, como la versión oficial sostiene que sucedió en el vuelo desaparecido.

El proveedor de servicios de comunicación por satélite Inmarsat (que colaboró en la determinación de la posible última posición del MH370 antes de estrellarse en el océano Índico) anunció ayer lunes que ofrecerá los enlaces gratuitamente a las aerolíneas. La tecnología utilizada (el sistema ADS-C) está instalada en la inmensa mayoría de los aviones de largo radio (unos 11.000 en todo el mundo) pero no todas las aerolíneas contratan el servicio. El coste del seguimiento de un vuelo transoceánico es de unos 5.000 dólares, según un portavoz de Inmarsat, si bien varía mucho porque se suelen contratar paquetes que incluyen otros servicios.

En todo caso la oferta de Inmarsat no evita que se puedan desconectar las comunicaciones, por lo que se estudia diseñar un sistema que solo se pueda apagar en una zona del aparato que sea  inacessible (o casi) desde el interior. 

Más información