Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ordenan detener al expresidente salvadoreño Flores por corrupción

El antiguo mandatario se encuentra en paradero desconocido desde enero y está acusado de enriquecimiento ilícito

Flores, durante la comisión parlamentaria en 2013.
Flores, durante la comisión parlamentaria en 2013.

Un juez de El Salvador ordenó este miércoles la captura del expresidente Francisco Flores e inició ante un tribunal de justicia un proceso penal en su contra. El exdirigente está acusado por graves hechos de corrupción, en específico el delito de peculado y enriquecimiento ilícito. Una orden de este tipo no tiene precedentes en la historia moderna salvadoreña, pese a que organizaciones nacionales e internacionales señalan constantemente que existe corrupción en las esferas políticas y económicas.

El expresidente Francisco Flores gobernó el país entre 1999 y 2004. Fue el tercer mandatario consecutivo de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el responsable de haber implementado la “dolarización” de la economía nacional al haber impuesto la moneda estadounidense en sustitución de la local, el colón. Flores también fue el impulsor de la política represiva conocida como Manos Duras, en un intento por erradicar la violencia pandilleril.

El fiscal Luis Martínez aseguró que el proceso contra Flores tendrá lugar, en principio, por tres delitos: peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia. “Hemos hecho una investigación muy seria que contempla tres países. Este proceso comienza con estos tres delitos para el acusado pero no se sabe dónde terminará”, apuntó Martínez, al explicar que también se está investigando una posible acción de lavado de dinero por parte del exmandatario.

No se conoce el paradero de Flores desde el 29 de enero, cuando tenía que acudir a prestar declaración –por tercera ocasión- ante una comisión especial de la Asamblea Legislativa. Esta investigaba el paradero de 10 millones de dólares que el Gobierno de Taiwán entregó a Flores y de los que no hay registros oficiales en el erario público. El fiscal lo acusa de desobediencia por no haber acudido a esa cita en el Parlamento. Varios políticos como el derechista diputado Guillermo Gallegos demandó al fiscal emitir una “alerta roja” para la Policía Internacional (Interpol), por si Flores está fuera de El Salvador.

En un informe preliminar dado a conocer por la comisión especial del Parlamento se estimó que el dinero “perdido” - de donaciones y préstamos de la cooperación taiwanesa durante el período en el que gobernó Flores - ascendía a más de 75 millones de dólares. En las dos comparecencias del expresidente ante los diputados, Flores reconoció que las donaciones de Taiwán le fueron entregadas en cheques a su nombre y que él las entregó a sus destinatarios, sin aclarar nunca nombre ni instituciones que recibieron el dinero. Taipei donó esas cantidades para atender las emergencias por los graves terremotos que tuvieron lugar en enero y febrero de 2001.

El fiscal Martínez aclaró, sin embargo, que el monto de enriquecimiento ilícito por el que se pretende proecsar a Flores asciende, por el momento, a 5,3 millones de dólares. El funcionario judicial no dio cifras del peculado ni del supuesto lavado de dinero que se le atribuiría a Flores. Los presuntos delitos atribuidos al exmandatario, quien preside el conservador Instituto América Libre con sede en Washington DC, fueron dados a conocer por un reporte operaciones sospechosas (ROS) emitido en septiembre de 2013 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Tal ROS fue divulgado por el actual presidente salvadoreño, Mauricio Funes, en octubre del año pasado. Entonces, Funes apuntó que 10 millones de dólares otorgados en cheques a nombre del expresidente por el Gobierno de Taiwán habrían recorrido instituciones bancarias de Costa Rica, Miami (Estados Unidos) y finalmente Bahamas. Allí, supuestamente ese dinero se habría “perdido”, aunque bajo juramento el expresidente dijo ante los diputados que nunca depositó cheques donados en cuentas personales.

En el momento en que Flores comenzó a ser investigado, era el principal asesor de la campaña del candidato presidencial de ARENA, Norman Quijano. Partido y candidato defendieron al acusado y señalaron que las investigaciones eran “persecución política” y una estratagema para derrotar electoralmente a ARENA. La derecha, efectivamente, fue vencida por el exguerrillero e izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quien catapultó al maestro Salvador Sánchez Cerén a la silla presidencial, misma que ocupará a partir del primero de junio durante los próximos cinco años.