Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finaliza el plazo de compra de seguros con luces y sombras sobre sus cifras

Seis millones han suscrito una póliza, un dato que cumple con las expectativas de la Casa Blanca pero que no aclara cuántos no estaban asegurados previamente

Página web del mercado de seguros de la Administración.
Página web del mercado de seguros de la Administración.

La reforma sanitaria de Estados Unidos se enfrenta este lunes a un momento decisivo para determinar el éxito o el fracaso de uno de sus principales apartados, la suscripción de pólizas médicas en los mercados de seguros promovidos por el Gobierno federal y los estatales para ampliar la cobertura a los 48 millones de estadounidenses que no están asegurados. Seis meses después de que se abriera el primero de los plazos para su contratación, seis millones de ciudadanos han adquirido uno, de acuerdo con los datos que ofreció el pasado jueves la Casa Blanca. Una cifra que se ajusta a los pronósticos de la Administración -que tuvo que rebajarlos en un millón tras los problemas iniciales de funcionamiento de la página web donde se ofertan los distintos planes-, pero que no aclara cuántos ya estaban previamente asegurados o cuántos han abonado las primas correspondientes, un requisito esencial para su entrada en vigor.

El principal objetivo del mercado de seguros es instaurar un sistema universal de asistencia sanitaria a través de una oferta de pólizas asequibles que garanticen una cobertura uniforme y generalizada de tratamientos y enfermedades a todos los suscriptores, sin importar sus antecedentes o condiciones médicas preexistentes. Con esta expansión, sumada a la extensión del Medicaid –el programa federal que otorga cobertura médica gratuita a personas con bajos ingresos-, la Administración pretende ampliar la cobertura médica a los 48 millones de ciudadanos que no disponen de seguro, de acuerdo con el Censo, disminuir los costes del sistema sanitario y reducir el déficit nacional.

La Casa Blanca ha celebrado los seis millones de suscriptores –la cifra final correspondiente a este primer plazo de inscripción, el siguiente comienza en noviembre, se conocerá el mes que viene y la Administración prevé que esté bastante por encima de esa cifra- como un éxito, teniendo en cuenta la férrea oposición política con la que ha contado la ley por parte del Partido Republicano y de los gobernadores de esos partidos que, en territorios como Texas o Missouri, han obstaculizado la puesta en funcionamiento de los mercados on line. Esa mala prensa, unida a los múltiples problemas de funcionamiento de la webs federal y de otros estados a través de la que se ofertaban los distintos planes, hizo rebajar a la Administración las expectativas de suscripciones de siete millones a seis.

Aunque los datos avalan las previsiones de la Casa Blanca, las cifras son engañosas ya que, de las mismas, no se infiere cuántos de esos seis millones de personas que han adquirido una póliza en el mercado de seguros estaban previamente asegurados o no. Varias empresas de análisis calculan que sólo el 2% (un millón) carecía de seguro con anterioridad. Tampoco se puede, de momento, constatar cuántos de esos suscriptores han abonado las primeras primas del seguro, o qué porcentaje de ellos son jóvenes –el nicho de población que se espera que vaya a soportar el coste del nuevo sistema-.

Los republicanos, que han hecho de la oposición a la reforma uno de sus caballos de batalla desde que Barack Obama la propusiera a su llegada a la Casa Blanca ,no han dejado pasar esa indefinición para restar importancia a los números. “Creo que esos números son una fantasía. ¿Cuánta de esa gente ya tenía antes un seguro? ¿Cuál es la calidad de la cobertura que han adquirido?”, se preguntaba el congresista por Texas, Michael Burgess.

Tampoco se puede, de momento, constatar cuántos de esos suscriptores han abonado las primeras primas del seguro, o qué porcentaje de ellos son jóvenes

Sin embargo, la alta cifra de suscriptores demuestra que los estadounidenses sí están decididos a adquirir una póliza bajo las premisas de la reforma sanitaria. En aras de impulsar la compra de seguros antes de que terminara el primer período de inscripciones y en un intento de compensar las bajas cifras iniciales motivadas por el mal funcionamiento de las páginas web que albergaban los mercados de seguro, la Casa Blanca ha desplegado una intensa campaña a la que han contribuido más de 100 estrellas del espectáculo y del deporte del país, además del propio presidente y la primera dama que han participado en decenas de entrevistas y programas de televisión para promover las suscripciones, sobre todo entre los jóvenes.

LeBron James, Shaquille O´Neil, Kobe Bryant, Katy Perry, Jennyfer López, Eva Longoria… son varios de los famosos que en las últimas semanas han rodado anuncios u ofrecido entrevistas instando a los estadounidenses a adquirir un seguro médico. La entrevista con el actor Zach Galifianakis que el presidente ofreció durante uno de los episodios de Funny or Die, un programa de humor de culto en Internet, disparó el número de visitas a la web del mercado de seguros del Gobierno Federal.

Este fin de semana, conforme se acercaba el plazo final, más de dos millones de personas han entrado en la web federal Healthcare.gov, que ofrece cobertura a 36 Estados -los 14  restantes, más el Distrito de Columbia, han puesto en marcha sus propios portales-. Las fotografías de colas en los centros federales y estatales que proporcionan seguros de manera directa inundaron las redes sociales. La Administración ha ampliado el plazo de suscripción una semana para aquellos que hayan iniciado el proceso antes del 31 de marzo y no hayan podido terminarlo.

A partir de hoy, todos los que no hayan suscrito una póliza o no hayan entrado dentro del período de prórroga, se enfrentan a un incremento en su impuesto sobre la renta de 95 dólares o al equivalente al 1% de sus ganancias, como penalización. Ahora, las compañías deberán analizar qué paquetes han funcionado mejor, los riesgos de los que nuevos que han puesto en marcha y los precios de cara al nuevo período de inscripción que se abrirá en noviembre.