Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos muertes que han dividido a las autodefensas mexicanas

El michoacano Hipólito Mora es el único detenido por un doble asesinato. No se han identificado a los autores materiales

Hipólito Mora (centro), el 8 de febrero pasado en Apatzingán.
Hipólito Mora (centro), el 8 de febrero pasado en Apatzingán.

Hipólito Mora, uno de los líderes fundadores de los grupos de autodefensa de Michoacán (suroeste de México), está en una cárcel en Morelia acusado de haber ordenado el asesinato de dos personas: Rafael Sánchez El Pollo y José Luis Torres Castañeda, hallados muertos el 8 de marzo. Mora es el único detenido por el crimen, las investigaciones hasta ahora no han señalado a otros involucrados y ni siquiera se tienen identificados a los autores materiales.

“No hay ningún elemento que sustente la decisión del juez”, ha asegurado este viernes el abogado del líder de las autodefensas de La Ruana, Eduardo Quintero. El juez Juan Salvador Alonso Mejía decidió el miércoles que Mora esperara su juicio en la cárcel. Según Quintero, no existe ninguna evidencia clara que señale un vínculo del jefe de las guardias comunitarias con las muertes. “Es como si yo digo ahorita: yo creo que usted es joven y bella, no lo sé pero lo creo, pues basándose en testimonios de este tipo es como lo meten a él en prisión”.

Según su versión, a 500 metros de distancia, unas cuatro o cinco calles de distancia, una testigo aseguró que vio y escuchó a Mora y a su gente golpear a Rafael Sánchez y a José Luis Torres. Con este y otros tres testimonios de las familias de las víctimas, que dijeron que Hipólito “fue quien ordenó” los asesinatos, el juez habría considerado que existían pruebas suficientes para encarcelarlo.

Unas fincas de limoneros han sido motivo de fuertes disputas

Sánchez y Torres, ambos miembros de las autodefensas, pertenecían a un grupo externo al de Hipólito Mora, comandado por Luis Torres, más conocido como Simón El Americano. Habían patrullado la zona de Buenavista-Tomatlán (el municipio al que pertenece la comunidad de La Ruana) la noche anterior a sus muertes. Al parecer fueron emboscados por la madrugada. Los mataron y les prendieron fuego. Los hallaron al día siguiente.

El grupo de El Americano, que ya había tenido diferencias con el de La Ruana, decidió entrar al pueblo para “quitar el liderazgo” a Mora. Los dos grupos habían reñido por la posesión de unas fincas de limón (la región es una de las principales productoras del cítrico del país), que habían sido confiscadas a sicarios pertenecientes a Los Caballeros Templarios, el cartel del narco al que las autodefensas declararon la guerra el 24 de febrero de 2013. Los hombres de El Americano no acusaron directamente a Mora de los asesinatos, pero sí exigieron que entregara “a los asesinos” de Sánchez y Torres que, afirman, están en las filas de las autodefensas de La Ruana.

Según fuentes de movimiento, Rafael Sánchez, alias El Pollo, huyó del municipio tras el levantamiento de los civiles contra el crimen organizado, y meses después regresó arrepentido con la intención de formar parte del movimiento. En ese momento, exigió a Mora que le devolviera sus tierras. En entrevista telefónica la pasada semana, José Manuel Mireles, líder de las autodefensas de Tepalcatepec, declaró que el portavoz “se negó a darle ranchos a él y a sus amigos”, pero descartó que el jefe de los comunitarios de La Ruana estuviera involucrado en los dos homicidios.

Las víctimas fueron sorprendidas en una emboscada. Luego las quemaron

José Luis Torres Castañeda, además, era el padre de uno de los asesores de la senadora Iris Vianey Mendoza, quien el mes pasado pidió un permiso de 30 días para ser investigada por la Procuraduría (fiscalía) General de la República tras la polémica desatada por una foto en la que aparecía bailando con la hija de uno de los cabecillas del cártel. La senadora volvió a su cargo hace unos días pese a que no se ha conocido ningún resultado de esta investigación.

Hipólito Mora rechaza cualquier relación con el crimen. “Está mal. No los maté y lo sabe todo el mundo. Me sorprende la decisión y siento una traición”. También aseguró que teme por la vida y seguridad de su familia. “Me han tratado de una manera excelente, me siento seguro dentro del centro penitenciario, pero temo por la vida de mi familia”, que dijo, está amenazada por El Americano. “El Gobierno no hace nada”. Reiteró que no se arrepiente de haber iniciado hace más de un año el movimiento de las autodefensas: “Valió la pena la lucha, aunque muera en la cárcel, hay muchas personas que salieron afectadas con el movimiento que hice, ellos son los que me pusieron aquí donde no les puedo hacer daño”.

De acuerdo con algunas versiones, Mora tiene antecedentes penales en EE UU por posesión y tráfico de drogas, pero no se ha detallado la ciudad en la que presuntamente habrían ocurrido las detenciones ni la sustancia por la que habría sido detenido. Su abogado afirma que esa información es falsa y Mora declaró ante el juez que esta ha sido la primera vez que había sido arrestado en su vida.

Mora rechaza estar involucrado en el crimen y dice que teme por su familia

Hipólito Mora fue arrestado el pasado martes 11 de marzo, tan solo un día después de que los hombres de El Americano irrumpieran en La Ruana. En las horas siguientes la comunidad, de 10.000 habitantes, quedó sitiada. Tras denunciar que el grupo pretendía acabar con su vida y que El Americano era un criminal que había actuado como mensajero de El Chayo, Hipólito Mora fue trasladado en un avión de la Policía Federal hasta la Ciudad de México, donde permaneció una noche. La Secretaría de Gobernación ha negado que su titular, Miguel Ángel Osorio Chong, o cualquiera de los funcionarios de la dependencia se reunieran con él. El miércoles, tras la detención, militares desarmaron a unos 30 hombres afines a él.

Los grupos de autodefensa se levantaron en armas en varios municipios de la región el 24 de febrero de 2013 con el propósito de liberar a los vecinos de los abusos del cartel de Los Caballeros Templarios, una mafia que se dedica al narcotráfico, secuestro y extorsión entre otros crímenes. Después de que la violencia rebasara la región, el Gobierno de Enrique Peña Nieto anunció una estrategia para pacificar el Estado y nombró comisionado especial en la zona a Alfredo Castillo, un hombre de su entera confianza.

Varios altos mandos del cártel han sido detenidos desde entonces, incluyendo la caída de Nazario Moreno El Chayo, el fundador y líder máximo de Los Caballeros Templarios, al que el Gobierno Felipe Calderón había dado erróneamente por muerto en 2010. Una operación lo mató el 8 de marzo pasado.

La Secretaría de Gobernación niega haberse reunido con Mora

Este mismo viernes la defensa de Mora ha apelado contra la decisión del juez. El plazo para resolverlo, aunque no es exacto, ronda los 45 días. “Hipólito está a toda madre [en buena condición]”, dice su abogado. “Lo están tratando bien en la cárcel”. Pese a lo dispuesto en un primer momento, el líder de los comunitarios no será trasladado a la cárcel de Apatzingán, donde se encuentran detenidos supuestos miembros del cartel de Los Caballeros Templarios, sino que permanecerá en Morelia.

Hipólito Mora, nacido en 1955, es productor de limones, padre de 11 hijos y ocho veces abuelo. Desde hacía tiempo, la gente de su entorno lo había escuchado denunciar en múltiples ocasiones su condición de vulnerabilidad: “Esta es la batalla más importante que he librado en mi vida y la que sé que me llevará a la tumba”, comentaba en febrero.

Más información