Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tormenta azota una California seca

Las fuertes lluvias dejan a más de 24.000 personas sin electricidad, provocan colisiones de coches y cancelan vuelos

Carretera anegada en California este viernes.
Carretera anegada en California este viernes. AP

Es la segunda tormenta que azota la costa del Pacífico desde que el miércoles comenzase a desencadenarse un temporal que está afectando con fuerza a la costa central y al sur de California, inmersa desde el año pasado en una intensa sequía.

El temporal sobre el Pacífico ha provocado durante todo este viernes fuertes lluvias, con precipitaciones por encima de un litro por metro cúbico en algunas zonas como en Glendora, en las inmediaciones de Los Ángeles. Allí se han producido esta mañana aludes de barro y desprendimientos de objetos que ha provocado la evacuación de cerca de 1.000 residentes, en la zona afectada por el fuego que el mes pasado se declaró en esta área.

Las lluvias han dejado a más de 24.000 personas sin electricidad a lo largo de la costa sur y central, ya que los fuertes vientos han derribado varias líneas eléctricas dejando sin suministro muchos lugares. También están provocando complicaciones en los desplazamientos por las carreteras y ocasionando colisiones y accidentes de tráfico, con especial incidencia en las autopistas de Los Ángeles. Sólo en un periodo de cuatro horas, entre las 5 y las 9 de la mañana del viernes, California Highway Patrol contabilizaba 158 accidentes en las vías de acceso a la metrópolis.

San Francisco también se ha visto afectado con un tráfico más lento de lo normal, colisiones de vehículos y cortes de electricidad. Numerosos vuelos de llegada al aeropuerto de la ciudad han sufrido demoras de hasta cuatro horas, según datos de la Federal Aviation Administration. En el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles se han producido un centenar de cancelaciones de vuelos de llegada y salida.

La tormenta está dejando en California más agua que la caída en los últimos tres años. Desde este viernes y hasta el domingo por la mañana, el Nacional Weather Service prevé unas precipitaciones de alrededor de medio litro por metro cúbico en las costas y valles y en torno al litro por metro cúbico en las montañas. Se espera también nieve en las sierras.

No obstante, las lluvias van a penas a suponer un pequeño respiro en la enorme sequía que padece California, la mayor que se ha conocido en los últimos 500 años. El Department of Water Resources examinó el jueves el volumen de nieve de Sierra Nevada y halló que sólo almacena al 24% de la cantidad normal en estas fechas. La nieve de la Sierra norte y central proporciona la tercera parte del agua que las ciudades y las granjas californianas consumen.