_
_
_
_

Regresa a La Habana uno de los cinco espías cubanos presos en EEUU

Fernando González Llort ha sido deportado este viernes tras cumplir una condena de 15 años de prisión por varios delitos de espionaje y conspiración

Magalys Llort Ruiz participaba este jueves en un acto de apoyo a su hijo en La Habana.
Magalys Llort Ruiz participaba este jueves en un acto de apoyo a su hijo en La Habana. REUTERS

“Fernando ya está en Cuba”, ha titulado la versión digital del diario estatal Granma, para dar la noticia de que Fernando González Llort, uno de los cinco cubanos condenados por delitos de espionaje en Estados Unidos en 2001, fue deportado este viernes por la mañana a La Habana, tras completar este jueves una condena de 15 años en una cárcel de Arizona. “Los cinco héroes de Cuba”, como les ha bautizado el Gobierno de la isla, fueron detenidos en territorio estadounidense en septiembre de 1998 y acusados de infiltrarse en instalaciones militares ubicadas en Florida, para informar a La Habana de movimientos de naves y tropas. Desde entonces, su liberación ha sido una de las principales banderas de la política exterior cubana y una de las condiciones exigidas por Raúl Castro para avanzar en el diálogo migratorio con Estados Unidos que fue reanudado en 2013.

La televisión cubana también interrumpió su programación habitual para dar la primicia: “El héroe de la República de Cuba y luchador antiterrorista Fernando González llegó al mediodía de hoy (viernes) a nuestra patria tras cumplir íntegramente una larga e injusta condena a la que fue sometido en los Estados Unidos”. Fernando González Llort –ahora de 50 años, alias Ruben Campa-- fue sentenciado a 17 años y nueve meses de prisión por la Corte Federal del Distrito Sur de Florida, por 26 delitos de espionaje, falsa identidad y conspiración. En diciembre de 2009, fue favorecido con una reducción de la condena a 15 años, que cumplió este jueves 27 de febrero, a las cuatro de la madrugada, en la prisión federal de Safford, Arizona. A esa hora, González fue trasladado a un centro correccional y puesto a la orden de las autoridades migratorias, que llevaron a cabo su deportación este viernes por la mañana.

González era miembro de la Red Avispa que, de acuerdo con la versión de La Habana, cumplía la misión de infiltrar las actividades de los grupos anticastristas de Miami, con la finalidad de frustrar eventuales ataques armados contra la revolución. Los otros cuatro miembros de la red detenidos en Estados Unidos son Gerardo Hernández Nordelo, Antonio Guerrero Rodríguez, Ramón Labañino Salazar y René González.

Fernando González es el segundo de “los cinco” en salir en libertad. El primero en hacerlo fue René González, liberado el 7 de octubre de 2011, tres años antes de cumplir la pena de 15 que le fue impuesta inicialmente. Tras renunciar a su nacionalidad estadounidense, René González regresó a La Habana en mayo de 2013.

“Gerardo, Antonio y Ramón siguen prisioneros en penitenciarías de Estados Unidos y continúa una amplia campaña mundial que exige su liberación”, ha recordado Granma en su edición de este viernes. Los tres miembros restantes de la red aún deben enfrentar varios años de prisión o incluso cadenas perpetuas, si no llegaran a ser favorecidos por un improbable un acuerdo de canje o una amnistía presidencial. El jefe de la red, Gerardo Hernández, cumple una condena de dos cadenas perpetuas; Ramón Labañino, sentenciado a 30 años, completará su tiempo en prisión el 30 de octubre del 2024; y Antonio Guerrero Rodríguez debe ser liberado el 18 de septiembre del 2017.

En una entrevista concedida a un grupo de blogueros oficialistas días antes de salir en libertad y publicado en el Granma de este viernes, Fernando González ha prometido sumarse a la campaña por la liberación de sus compañeros, en la que el Gobierno de La Habana se ha concentrado durante los últimos 15 años. También ha enviado un mensaje al presidente Barack Obama, en el que le pide mire sin prejuicio las pruebas que les condenaron, la realidad cubana actual y la historia y “cómo desde Miami se organizan (agresiones) sin ser debidamente combatidas por los organismos que deberían hacerlo”. “De ahí la necesidad del trabajo que Los Cinco hacíamos. Después de ver esos tres ángulos del asunto, que llegue a sus propias conclusiones. Si logra hacerlo sin prejuicios, estoy seguro de que al siguiente día estaríamos los cuatro en La Habana junto a René”, concluye Fernando González. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_