El náufrago salvadoreño regresa a su tierra natal

Al pescador de 37 años de edad, que emigró a México en busca de una mejor vida, se le observó quebrantado de salud

Jose Salvador Alvarenga, a su llegada a El Salvador.
Jose Salvador Alvarenga, a su llegada a El Salvador. JOHAN ORDONEZ (AFP)

José Salvador Alvarenga, el salvadoreño que naufragó en alta mar durante 13 meses en una embarcación tiburonera y que sobrevivió de una manera increíble, llegó a su tierra natal, procedente de Estados Unidos, donde hizo una escala técnica.

Decenas de periodistas y público en general lo esperaba a la salida del aeropuerto. Le aplaudieron, le ovacionaban, pero visiblemente emocionado el pescador, en silla de ruedas, se cubrió el rostro con una mano, mientras con la otra saludaba al público. No pudo pronunciar una sola palabra.

Alvarenga fue recibido en el aeropuerto internacional de El Salvador por varios familiares, así como por una comitiva gubernamental, encabezada por Jaime Miranda, ministro de Relaciones Exteriores, así como de representantes de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El pescador de 37 años de edad, quien emigró a México en busca de una mejor vida, se le observó quebrantado de su salud. Tras su breve presentación ante la prensa lo subieron en una ambulancia y fue conducido a un centro hospitalario de la ciudad de Santa Tecla, Hospital San Rafael, donde será sometido a un amplio examen médico, tanto físico como psíquico.

El quinto piso del Hospital San Rafael ha sido puesto a disposición de la familia de Alvarenga, entre ellos su madre María Julia y su padre, José Ricardo. Sus padres tenían más de 15 años de no verlo.

La viceministra de Salud Pública, Violeta Menjivar, aseguró que dependiendo de los resultados de los exámenes médicos, determinarán los médicos si Alvarenga será internado o podrá regresar a Garita Palmera, su lugar de nacimiento, ubicado 121 kilómetros al occidente de San Salvador.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El jefe de misión de la OIM, Delbert Field, mostró su preocupación por la adaptación que tendrá Alvarenga en El Salvador, después de haber vivido durante 15 años en México, y tras el naufragio del que sobrevivió.

El pescador sobreviviente fue encontrado en Ébano, un islote de 22 kilómetros cuadrados en el archipiélago de Islas Marshall, y permaneció en dicho territorio hasta el lunes pasado, después de recibir el alta médica.

Alvarenga relató a sus rescatistas que partió a una faena de pesca junto con otro compañero, quien murió en el naufragio, en diciembre de 2012 desde las costas mexicanas y que después de tener problemas con el motor tras una tormenta, quedó a la deriva.

De acuerdo a su relato, el salvadoreño navegó a la deriva durante meses; logró sobrevivir alimentándose de carne cruda de peces y tortugas, así como bebiendo agua de lluvias y hasta sus propios orines.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS