Empeoran las inundaciones en los Somerset Levels, al sur de Inglaterra

La presión política sigue subiendo ya que algunas zonas llevan inundadas desde la Navidad

Miembros de los servicios de emergencia caminan este viernes por las calles inundadas de Moorland (Reino Unido).
Miembros de los servicios de emergencia caminan este viernes por las calles inundadas de Moorland (Reino Unido).EFE

Las lluvias constantes caídas el jueves han empeorado la ya de por si grave situación en amplias zonas inundadas del sur de Inglaterra y en particular en los llamados Somerset Levels, en el sudoeste. La presión política sigue subiendo también, al igual que la indignación de los habitantes de las zonas afectadas, que en algunos casos llevan inundadas desde la Navidad.

El primer ministro, David Cameron, sigue intentando dar una imagen de hiperactividad presidiendo las reuniones de Cobra –el organismo interministerial que coordina la acción del Gobierno en momentos de crisis como este– y enviando a cargos oficiales a las zonas afectadas. Ya se sabe que los políticos poco pueden hacer visitando zonas catastróficas, pero su ausencia, como la de George W. Bush en Nueva Orleans tras las inundaciones del huracán Katrina en 2006 o su presencia, como la de Gerhard Schröder en las inundaciones en el Este de Alemania en vísperas de las elecciones generales de 2002, pueden tener enormes repercusiones políticas.

A la espera de que él mismo se presente en las zonas afectadas “cuando sea el momento adecuado”, el primer ministro ha enviado este viernes a Dawlish al ministro de Transportes, Patrick McLoughlin, para evaluar los daños que han obligado a suspender durante semanas el único servicio ferroviario que une la región de Cornualles con el resto del país.

El responsable de la Agencia de Medio Ambiente, lord Smith, al que público y medios hacen responsable de la situación, ha viajado a Somerset por primera vez desde que empezó la crisis. Esta, sin embargo, parece consecuencia de muchos años de dejadez combinados con las lluvias más persistentes en Inglaterra desde que hace casi 250 años empezaron los registros meteorológicos. De repente, el cambio climático, ausente de los medios desde que estalló la crisis financiera en 2008, vuelve a estar de actualidad

El pronóstico del tiempo, sin embargo, no es optimista. Los meteorólogos preven más lluvias para el sábado y, tras un respiro el domingo y el lunes, nuevas precipitaciones y fuertes vientos a partir del martes. Las alarmas de inundaciones ya no se restringen al suroeste del país: prácticamente todo el sur de Inglaterra, incluido Londres, corre el riesgo de sufrirlas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS