Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza la evacuación de civiles del casco histórico de Homs

La Media Luna Roja acompaña la salida del primer autobús con mujeres, niños y ancianos

Una docena de civiles han evacuado este viernes la ciudad de Homs. ATLAS

Con la salida, este viernes, de una docena de civiles que han sufrido el asedio de la ciudad vieja de Homs durante más de 20 meses se cumple el único acuerdo al que llegaron el régimen sirio y los opositores moderados en la conferencia de Ginebra II el mes pasado. La Organización de Naciones Unidas ha supervisado la salida de civiles en un corredor humanitario, mientras las fuerzas armadas de Bachar El Asad y el rebelde Ejército Libre Sirio mantenían un breve y muy limitado alto el fuego que durará solo tres días.

Hay unas 2.500 personas aisladas en Homs por el ejército sirio. Este viernes, primer día de evacuaciones, se espera que salgan unas 200. Los medios oficiales sirios informaron por la mañana de la llegada de dos autobuses de la Media Luna Roja que cubrirán las rutas de evacuación. Les asisten equipos humanitarios de la ONU. Los primeros en abandonar la zona cercada, que ha sufrido una severa escasez de alimentos y atención médica, han sido mujeres, niños y ancianos.

Recurriendo a su retórica habitual, la televisión oficial siria ha calificado a los evacuados de “escudos humanos” empleados por “grupos terroristas”. El régimen se suele referir a todos los rebeldes, los moderados y los yihadistas, como “terroristas”. Homs fue uno de los primeros lugares en levantarse contra el régimen de El Asad en la revuelta que comenzó en marzo de 2011 y que ya se ha cobrado 130.000 vidas.

El ministerio de Exteriores de Rusia, un país aliado de El Asad que ha mediado también en este alto el fuego, dijo en un comunicado que “aquellos residentes de la ciudad vieja de Homs que prefieran quedarse en ella recibirán la ayuda humanitaria adecuada”. 

En el acuerdo alcanzado en Ginebra II, mediado por el enviado especial de la ONU a Siria, Lakhdar Brahimi, se contempla también el envío de ayuda humanitaria a las zonas asediadas, donde hay también varones adultos, que temen represalias de un régimen que se refiere a ellos repetidamente como terroristas. Esos alimentos y medicinas no llegarán a Homs hasta el sábado, según anunció este viernes el gobernador de Homs, Talal Barazi.

La cumbre de Ginebra II, la primera ocasión en que el régimen y los opositores reconocidos por Occidente negociaron directamente, acabó el 31 de enero sin garantías de una continuidad. Este viernes, sin embargo, el régimen anunció por vías oficiales que acudirá a la segunda ronda, a celebrar en Ginebra el próximo lunes.

“Restaurar la seguridad y la estabilidad de Siria hace necesario discutir cómo ponerle fin al terrorismo y a la violencia”, dijo en un comunicado enviado a la agencia siria Sana el viceministro de Exteriores Faisal Mekdad.

En la primera ronda de negociaciones, el régimen acusó a los opositores con los que negociaba de “traidores” y “agentes a sueldo del enemigo”, y acusó a EE UU de haber propiciado el fracaso de la cumbre por sus “constantes injerencias”, según dijo entonces el ministro de exteriores Wallid al Muallem.

Mientras, en Alepo se suceden las batallas más duras en este conflicto en las pasadas semanas. Allí el régimen ha recurrido al lanzamiento de barriles cargados de explosivos desde helicópteros, con graves destrozos en edificios y provocando gran cantidad de víctimas civiles. En los pasados días, en enfrentamientos en la prisión de esa ciudad, la mayor del país, han fallecido 46 personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información