Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sombras de guerra sucia contra el PKK

Una serie de revelaciones reaviva el misterio sobre el asesinato en París de tres activistas kurdas hace un año

Marcha conmemorativa del asesinato de las tres kurdas, el pasado 11 de enero en París. Ampliar foto
Marcha conmemorativa del asesinato de las tres kurdas, el pasado 11 de enero en París. EFE

Una grabación aparecida recientemente en YouTube y un supuesto documento secreto filtrado a la prensa turca han aumentado el misterio que rodea un crimen cometido en París hace un año pero que apuntaba al corazón del conflicto kurdo, que desangra Turquía desde hace 30 años. Estas nuevas revelaciones apuntan a que tras el asesinato de tres activistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) estaba la Organización Nacional de Inteligencia (MIT, en turco).

En un escenario que mezclaba intriga política y policiaca, Sakine Cansiz, de 55 años y una de las fundadoras del PKK; Fidan Dogan, de 32 años y directora del Centro Kurdo de Información en París, y Leyla Soylemez, de 24 años, aparecieron muertas con disparos en la cabeza el 10 de enero de 2013 en la sede de esa asociación de la diáspora kurda en la calle de Lafayette de la capital francesa. En ese momento, el Gobierno de Ankara acababa de abrir conversaciones de paz con Abdulá Ocalan, líder histórico del PKK encarcelado desde 1999. Ambas partes buscaban poner fin a un conflicto que, desde 1984, ha causado más de 40.000 muertes.

El PKK, que denunció la guerra sucia de Turquía, y el Gobierno de Ankara, que describió el crimen como un ajuste de cuentas, se culparon mutuamente de estar detrás de "una ejecución planificada", como definió el suceso el ministro de Interior francés, Manuel Valls.

Días después, la policía francesa arrestó a Ömer Güney, un inmigrante turco de 30 años a quien las cámaras de seguridad situaban en la escena del crimen. El también militante kurdo Güney, que siempre ha negado su participación en los hechos, sigue desde entonces en prisión y aún no ha sido llevado a juicio.

Pero el pasado 12 de enero apareció en YouTube un vídeo que reavivó el caso. El archivo es una grabación de sonido en la que se oye a Güney hablar con dos de sus superiores, presuntamente agentes del MIT. En la conversación, los tres comentan los detalles de una supuesta misión que consistiría en matar a personas relacionadas con el movimiento kurdo en Francia.

Güney describe cómo ha estudiado el lugar e identificado a los equipos franceses de vigilancia. Habla también de cómo va a conseguir dos pistolas y de qué calibre serán. Y finalmente discute con sus interlocutores cuáles serían las mejores rutas de escape con un coche robado y tras haberse cambiado de ropa.

La Federación de Asociaciones Kurdas de Francia ha afirmado "con seguridad" que la voz que se escucha en la grabación es la de Güney. Al mismo tiempo, el ministro de Justicia turco, Bekir Bozdga, negó toda implicación del MIT en el crimen de París.

El periódico izquierdista turco Sol publicó el pasado día 14 un supuesto documento secreto del MIT sobre una misión en Francia dirigida contra Sakine Cansiz. El texto, fechado el 18 de noviembre de 2012, dice que un agente, con el nombre en clave de "Legionario", podría ser utilizado para "neutralizar" a Cansiz.

El MIT se apresuró a difundir un comunicado que tacha de falso el documento.

En las últimas semanas, el Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan se ha visto envuelto en un gran escándalo de corrupción que ha salpicado directamente a cuatro ministros. En Turquía se señala al movimiento de seguidores del clérigo musulmán Fetulá Gülen como responsable de haber aireado los casos de corrupción.

Los gülenistas, antes aliados del Gobierno islamista de Erdogan, han podido infiltrarse en la policía, la judicatura y hasta en los servicios de inteligencia para frenar los intentos del primer ministro de monopolizar el poder político y económico en Turquía. En el pasado, la aparición de grabaciones comprometedoras de políticos o militares ha solido llevar la marca de los seguidores de Gülen.

La publicación del vídeo y la filtración del supuesto documento del MIT parecen tener su origen en sectores gülenistas que pretenderían poner en entredicho al Gobierno de Erdogan. El director del MIT, Hakan Fidan, una persona muy cercana al primer ministro, se encuentra a cargo de las conversaciones de paz con el PKK. El movimiento de Gülen siempre se ha opuesto a negociar con la guerrilla kurda.