Un exministro libanés opuesto a El Asad muere en un atentado con coche bomba

Una explosión acaba con la vida de Mohamed Chatha y otras cuatro personas en Beirut El consejero del exprimer ministro Saad Hariri estaba enfrentado a la milicia chií Hezbolá

Foto: reuters_live | Vídeo: REUTERS-LIVE! / AFP

El político libanés suní Mohamed Chatah murió este viernes junto a otras cinco personas en un atentado que sembró el terror en el centro de Beirut. El que fuera ministro de Finanzas y asesor de Rafik y Saad Hariri, antiguos jefes de Gobierno de Líbano, fue el principal objetivo de un coche bomba cargado con entre 50 y 60 kilos de explosivos, que causó heridas a más de 70 personas y destrozó decenas de edificios y vehículos.

Chatah, de 62 años, fue un destacado crítico de la milicia chií Hezbolá y de su aliado en Siria, el presidente alauí Bachar el Asad. Aunque nadie ha revindicado hasta ahora el atentado, sus compañeros de la Coalición 14 de Marzo, formada por partidos antisirios, señalaban directamente a Damasco como responsable del ataque. "Es una acusación errónea y arbitraria que se hace en un contexto de odio político", dijo para rechazar cualquier implicación el Ministerio de Información sirio en un comunicado difundido por la agencia SANA. Hezbolá condenó también el "horrible crimen" contra Chatah.

La explosión se produjo a las 9.40 (una hora menos en la España peninsular), cuando el exministro acudía a una reunión de su coalición en nombre del Movimiento del Futuro, la rama a la que él pertenecía. Un coche estacionado al paso de su vehículo fue accionado por control remoto, según el Ministerio del Interior libanés.

Chatah llevaba dos años pasando largas temporadas fuera del país porque temía por su seguridad. Junto al exministro murió uno de sus guardaespaldas. El resto de las víctimas eran transeúntes. Los hospitales beirutíes pidieron donaciones de sangre urgentes ante el aluvión de heridos que eran ingresados.

Muy cerca del lugar fue asesinado de idéntica forma, en 2005, el primer ministro Rafik Hariri, junto a 21 personas más. El barrio, centro económico y hotelero, próximo al Parlamento, resultó de nuevo muy dañado. Minutos antes de su asesinato, Chatah había denunciado a través de Twitter que Hezbolá está intentando lograr privilegios en seguridad y política exterior similares "a los que ejerció Siria" sobre Líbano durante su ocupación militar, entre 1976 y 2005. La muerte de Hariri fue precisamente el detonante de la retirada del régimen de El Asad del país.

Agentes de Damasco están siendo investigados en el proceso que, en dentro de tres semanas, comenzará en La Haya ante el tribunal especial creado por la ONU para determinar quién estuvo tras la muerte de Hariri. Los cinco acusados principales son miembros de Hezbolá, aunque la organización niega toda relación con el atentado y se ha negado a cooperar en el juicio afirmando que el tribunal tiene "motivaciones políticas". "Los que asesinaron a Chatah son los que asesinaron a Rafik Hariri, los que quieren matar a Líbano y humillar y debilitar al Estado", ha denunciado Saad Hariri. Chabah fue embajador en Estados Unidos bajo el mandato de Rafik Harriri y era el rostro reconocible de la Coalición 14 de Marzo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El atentado de este viernes puede estar relacionado con el juicio de La Haya o con las diferencias generadas en Líbano por el conflicto el sirio desde marzo de 2011. La sociedad y la política libanesa se han dividido entre partidarios y detractores de Damasco, en una tensión sectaria que ha acabado desembocando en varios atentados, especialmente después de que Hezbolá confesase en abril que estaba enviando personal militar y medios al país vecino para reforzar al régimen. La deriva ha llegado incluso a atentados suicidas, como los dos registrados el pasado noviembre. Uno dejó 28 muertos ante la embajada de Irán, junto con Rusia, el principal aliado de El Asad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS