Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU envía 150 marines a Sudán del Sur

Un centenar de norteamericanos se refugian en su embajada tras el estallido del conflicto entre el Gobierno y militares rebeldes

Familias sursudanesas buscando refugio
Familias sursudanesas buscando refugio AFP

Estados Unidos enviará 150 marines a Sudán del Sur, un país al borde de la guerra civil, para tratar de evacuar a un centenar de compatriotas refugiados en su embajada en Juba, la capital, y garantizar la seguridad de la legación, informó el lunes el departamento de Defensa estadounidense. El 15 de diciembre una facción rebelde del ejército del país africano se alzó en armas contra el presidente Salva Kiir y desde entonces la violencia se ha extendido por varias ciudades de la nación más joven del planeta.

El contingente de marines, proveniente de España, aterrizará probablemente en Djibouti, un pequeño país en el cuerno de África. Una vez allí esperará instrucciones. No es la primera misión de estas característica que EE UU realiza desde que estallase el conflicto. El domingo, militares estadounidenses evacuaron vía aérea a decenas compatriotas de la ciudad de Bor (bajo el control de los rebeldes). El día anterior no habían podido completar la misión al sufrir un ataque de los insurgentes. La operación que tuvo éxito se realizó en coordinación entre el Gobierno de Kiir y la Organización de Naciones Unidas. Hasta ahora, un total de 380 norteamericanos han sido evacuados a través de Nairobi, Kenia, u otras ciudades cercanas.

El enfrentamiento entre las dos facciones del ejército de Sudán del Sur (una leal al presidente Kiir y otra al exvicepresidente Riek Machar) se desencadenó hace ocho días. En las primeras 48 horas de enfrentamientos se contabilizó medio millar de muertes y más de 800 heridos. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, dijo temer que la violencia se extendiera contra la población civil, tal y como las organizaciones humanitarias denuncian que está ocurriendo. Human Rights Watch (HRW) aseguró que ambos bandos están acabando con la vida de la población en función de su etnia, incluidos mujeres y niños.

Washington es el principal apoyo de este joven país fundado en julio de 2011 tras décadas de guerra interna en Sudán. Tras el estallido del conflicto entre militares, la ONU informó que se han registrado combates en al menos 14 lugares diferentes del país, la mayoría motivados por enfrentamientos entre etnias. La organización calcula que hay unas 40.000 personas intentando refugiarse de las balas en sus instalaciones y unos 62.000 desplazados.

El conflicto estalló cuando el presidente Kiir intentó, sin éxito, detener al que era su vicepresidente, Machar, acusándole de un supuesto intento de golpe de Estado. Desde entonces los militares leales a Machar tomaron la ciudad de Bor y las facciones guerrean por el control de otras localidades importantes, algunas de ellas de donde procede buena parte del petróleo sursadanés.