Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abstención alcanza niveles históricos de un 58%

La participación en estas presidenciales es la más baja desde 1990

El presidente Sebastián Piñera felicita por teléfono a la ganadora, Michelle Bachelet, en un contacto televisado

La candidata de la derecha, Evelyn Matthei, se emociona al reconocer la derrota

Evelyn Matthei, de amarillo, es reconfortada después de reconocer su derrota
Evelyn Matthei, de amarillo, es reconfortada después de reconocer su derrota EFE

La elección presidencial chilena ha alcanzado niveles inéditos de abstención: un 58% de los electores ha preferido quedarse en casa, pese a los llamados de toda la clase política de acudir a los colegios electorales. De los 13,5 millones de ciudadanos que podían votar, solamente 5,6 millones participaron de los comicios (42%), por debajo incluso de la cifra registrada en la primera vuelta del 17 de noviembre donde la participación alcanzó cerca de un 50%.

La primera vez que Chile vive una segunda vuelta con un sistema de voto voluntario y el fantasma de la abstención preocupó por igual al oficialismo y a la oposición. Pero tanto el Gobierno como los portavoces de la ganadora, Michelle Bachelet, han sido enfáticos: la elección es legítima, pese a la gente que se ha restado, porque se ha realizado de acuerdo a las reglas vigentes de la democracia.

La participación de un 42% está muy por debajo de otros países donde el voto es voluntario: en las últimas presidenciales de Alemania alcanzó un 66,04%, en España fue de un 63,26% y en Estados Unidos, que ha servido de ejemplo de los dirigentes chilenos, se registró un 53,57%, de acuerdo a un estudio reciente dado a conocer por el think tank Libertad y Desarrollo (LyD).

Bachelet festejó su triunfo a escasa distancia del Palacio de la Moneda, que será sede de su presidencia desde marzo de 2014. "En este tiempo Chile se ha mirado a sí mismo y ha decidido que es momento de iniciar transformaciones de fondo. La victoria de esta jornada es un sueño colectivo que triunfa", dijo la Presidenta electa ante sus simpatizantes. Con su discurso ha dejado ver las líneas que marcarán su segunda presidencia. Entre ellas "un sistema educativo público, gratuito y de calidad". 

Poco antes, el mandatario Sebastián Piñera felicitó a la candidata ganadora a través de una llamada telefónica que fue retransmitida por televisión. “La felicito porque, más allá de las diferencias, queremos lo mejor para Chile”, señaló el Jefe de Estado, que mañana desayunará con Bachelet en el domicilio de la socialista. En sus primeras declaraciones públicas después del triunfo, la pediatra ha dicho: “Estoy muy contenta por este resultado contundente y a partir del próximo año voy a ser presidenta de todos los chilenos y chilenas”.

La candidata derrotada, Evelyn Matthei, fue la primera en reconocer el triunfo de la candidata de centroizquierda: “Le deseo que le vaya muy bien. Nadie que ame a Chile puede querer lo contrario. Todo el mundo sabe que yo no busqué esta candidatura. No fui capaz de remontar y el resultado es de mi exclusiva responsabilidad”, ha indicado la economista de 60 años, que se ha mostrado emocionada en una rueda de prensa en el hotel Intercontinental de Santiago.

El presidente Piñera, en una comparecencia desde La Moneda, agradeció a Matthei: “Lo hizo con un coraje y compromiso que nos llena de gratitud”

Más información