Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pulso entre chavistas y oposición, en suspenso tras el cierre de urnas

Las elecciones municipales comenzaron en Venezuela con baja afluencia pero aumentó por la tarde, como había pedido Capriles

Maduro con los candidatos oficialistas a Caracas y Sucre
Maduro con los candidatos oficialistas a Caracas y Sucre EFE

Las elecciones municipales venezolanas, un plebiscito sobre la gestión del Nicolás Maduro a ojos de la oposición, arrancaron el domingo sin las tradicionales colas que se generan en Caracas cuando se vota al presidente, lo que trasmitía la idea de que el llamamiento que había hecho en la previa Henrique Capriles había fracasado, pero por la tarde la participación aumentó y dejó en suspenso el pulso entre chavistas y antichavistas en el que se ha convertido esta contienda.

El presidente Nicolás Maduro acudió a votar alrededor de las dos y media de la tarde en la Escuela Miguel Antonio Caro de Caracas, junto a su esposa, la primera dama Cilia Flores. Además de las ya tradicionales loas al civismo de los electores, reiteró su llamado a que “los que ganen, que ganen con honor y respeto al adversario; a los que pierden, que con máxima conciencia acepten la derrota”. Aseguró que, en cualquier caso, ya habría adoptado las medidas necesarias para “evitar loqueras”.

Poco después votó Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial y jefe de la campaña opositora, en un colegio de la urbanización Las Mercedes, en el sureste de Caracas. Allí exhortó de nuevo a sus simpatizantes para que ejercieron su derecho al voto: “Esta ha sido probablemente la campaña más abusiva del gobierno. Ustedes saben cuál ha sido la situación de desigualdad en las que acudimos, pero la fuerza que cada uno de ustedes tiene no puede dejarse doblegar por esos que tienen poder y tratar de chantajearlos”.

Durante el día abundaron denuncias sobre actividades de proselitismo y propaganda que habrían llevado a cabo militantes oficialistas en cercanías de centros electorales, expresamente prohibidas por la normativa vigente. En el único incidente grave registrado en las mesas de votación, se conoció del asesinato, de un disparo en la cabeza, de una presunta miembro de mesa en el estado de Trujillo (Andes de Venezuela, suroeste del país). El crimen, que el propio presidente Maduro ofreció investigar, se produjo en circunstancias que todavía permanecen sin explicar y que se desconoce si se relacionan con la pugna electoral. En el mismo suceso se reportaron otras dos personas heridas.

El número dos del chavismo y presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, le salió al paso a las denuncias contra el ventajismo oficialista. ““Nosotros los chavistas vemos esto como una fiesta de amor, no andamos amargados”, aseguró, al tiempo que asomó un adelanto de los resultados, presumiblemente favorables al gobierno, cuando afirmó también “que todo el mundo sabe cuáles van a ser los resultados”.

Sin embargo, el Alcalde Metropolitano de Caracas y candidato a la reelección, el opositor Antonio Ledezma, le replicó recordándole que se trataba del mismo discurso triunfalista de Cabello durante unas elecciones para la gobernación del estado de Miranda en las que el dirigente chavista terminó derrotado por el actual gobernador, Capriles Radonski. Anunció que la semana entrante irá a visitar al presidente Maduro como alcalde reelecto, para exigirle devuelva a la alcaldía metropolitana las prerrogativas que el entonces presidente Chávez le retiró en 2009.

Se espera que cerca de las nueve de la noche locales (01:30 GMT), el Consejo Nacional Electoral anuncie los primeros resultados oficiales, correspondientes a Caracas y las capitales de estado, de un total de 335 municipios y dos circunscripciones.