Un tribunal egipcio suaviza la dura pena a adolescentes islamistas por manifestarse

Los jueces reducen a un año la pena de las 14 mayores de edad y absuelven a las siete menores

Un tribunal de casación de Alejandría revocó este sábado la severa pena de cárcel impuesta hace dos semanas a un grupo de 21 adolescentes islamistas en Egipto. Las chicas, siete de ellas menores de edad, fueron condenadas a 11 años de prisión por haber participado en una manifestación a favor de Mohamed Morsi, el presidente islamista depuesto en un golpe de Estado el pasado 3 de julio. El tribunal acusó a las jóvenes de pertenecer a una organización ilegal, los Hermanos Musulmanes. Las mujeres se limitaron a cortar el tráfico y soltar globos pidiendo la puesta en libertad de Morsi.

En su veredicto, el tribunal de apelación redujo a un año de cárcel la condena a las 14 mujeres mayores de edad, y absolvió a las siete menores. Al no tener antecedentes penales, ordenó su excarcelación, que ya se ha producido. Solo deberán cumplir la pena en caso de reincidir en el delito. La manifestación en la que fueron arrestadas tuvo lugar el 31 de octubre en la ciudad de Alejandría.

Su caso suscitó ola de indignación en buena parte de la sociedad egipcia, así como en la opinión pública internacional. En un acto prácticamente inédito desde el golpe, los Hermanos Musulmanes y varios partidos laicos favorables a las autoridades, tuteladas por los militares, coincidieron en una misma posición: solicitar la puesta en libertad de las adolescentes. Tan amplio fue el rechazo que desde presidencia se informó unos pocos días después que el presidente interino, Adli Mansur, emitiría un indulto presidencial si la sentencia no era revocada en los tribunales de casación.

La condena coincidió con la promulgación de una ley que restringe de manera notable el derecho de manifestación, pues otorga al Ministerio del Interior la potestad de prohibir cualquier protesta e impone duras penas a los infractores. La norma provocó el rechazo de numerosos activistas revolucionarios que, en un acto de desobediencia civil, organizaron diversas concentraciones contraviniendo las provisiones de la ley. La más concurrida tuvo lugar frente el Senado hace un par de semanas, y fue dispersada de forma contundente por la policía, que arrestó a decenas de personas.

Precisamente, este domingo se inició con polémica el juicio contra tres célebres activistas acusados de convocar y participar en aquella manifestación. Se trata de Ahmed Maher, co-fundador del Movimiento 6 de Abril, una de las organizaciones juveniles más activas en la revolución del 2011, y los blogueros Ahmed Duma y Ahmed Adel. Y es que el juicio se celebró en un centro de detención policial y no en un juzgado por decisión del ministerio del Interior, que alega “cuestiones de seguridad”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La organización de derechos humanos ANHRI emitió un comunicado público censurando duramente a las autoridades egipcias. En el texto, se critica que ni tan siquiera los jueces y abogados del caso fueron informados antes de la una de la tarde de dónde se celebraría la vista. “El traslado a un recinto de Interior es un procedimiento que pone en duda la justicia de estos procesos, no solo en la forma, sino también en el fondo, especialmente porque el ministerio del Interior no ha sido reformado desde la revolución del 25 de enero”, reza el comunicado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS