Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La suscripción de seguros médicos es menor de la esperada por la Casa Blanca

El primer mes de vigencia del mercado de seguros médicos, pilar de la reforma sanitaria, 106.000 personas se han asegurado

Se calculaba que iban a ser 500.000

La secretaria de Sanidad, Kathleen Sebelius.
La secretaria de Sanidad, Kathleen Sebelius. AFP

Poco más de 100.000 estadounidenses han suscrito una póliza médica desde que el 1 de octubre entrara en funcionamiento el mercado de seguros, uno de los pilares de la reforma sanitaria aprobada por Barack Obama en 2010, en el que los ciudadanos pueden informarse, comparar y adquirir la cobertura sanitaria a la que están obligados a partir de 2014. La Casa Blanca ha reconocido que la cifra está muy por debajo de las expectativas generadas por la propia Administración que esperaba medio millar de asegurados en el primer mes.

“Nadie va a estar satisfecho con los números iniciales de suscripciones” ha advertido el portavoz de la presidencia, Jay Carney, horas antes de que se anunciara la cifra. Los datos son la primera muestra concreta de los fallos técnicos de las páginas web federal y estatales que albergan sus respectivos mercados de seguros, una circunstancia que ha lastrado las inscripciones y que ha sido aprovechada por el Partido Republicano para lanzar una nueva andanada política contra la reforma sanitaria de Obama, la principal diana de sus ataques.

El Departamento de Sanidad ha desvelado este miércoles que 106.185 personas han suscrito un seguro desde el 1 de octubre, de los que 27.000 lo han hecho a través de la web federal Healthcare.gov, que ofrece cobertura a 36 Estados, mientras que el resto ha adquirido su póliza en los mercados de seguros respectivos de los 15 Estados restantes más el Distrito de Columbia. “Esperamos que las suscripciones crezcan en los próximos cinco meses”, ha señalado la secretaria de Sanidad, Kathleen Sebelius, que ha querido comparar esta pauta lenta con la de experimentó Massachusetts cuando puso en marcha su propia reforma sanitaria, similar a la promovida por Obama.

Los primeros datos indicativos del número de visitas a las webs de mercados de seguros -se registraron seis millones en las 36 primeras horas de funcionamiento- permitieron albergar esperanzas de que para el 31 de marzo del año que viene, fecha en la que termina el plazo de suscripción, se alcanzarían los siete millones de asegurados, como había previsto la Oficina de Presupuesto del Congreso. Los fallos técnicos de un complejo sistema que conecta múltiples bases de datos federales y estatales obligaron al Gobierno a rebajar las expectativas.

La oposición republicana ha aprovechado las bajas cifras para reforzar el acoso a Ley de Salud impulsada por Obama. “Los datos son un símbolo de lo fallida que es la reforma sanitaria del presidente. Es una calamidad que ha entrado en barrena y que debe ser desmantelada”, ha señalado el líder de los republicanos en el Congreso, John Boehner.

La nueva legislación exige a los ciudadanos que dispongan de un seguro antes del 1 de enero de 2014 o se sometan al pago de una sanción económica y, en este ámbito, el mercado de seguros se presenta como un elemento vital para ampliar la cobertura sanitaria en EE UU a la que aspira la reforma. Los fallos técnicos y las críticas de la oposición han obligado al presidente a defender, de nuevo, las ventajas de una ley que, como ha recordado en varias ocasiones, “es mucho más que una página web” y la secretaria de Sanidad ha acudido en dos ocasiones al Congreso para dar explicaciones sobre el mal funcionamiento del mercado de seguros. 

Las esperanzas en este sistema eran tan altas que algunos demócratas han llegado a mostrar en público sus reparos y dudas. A pocos meses de las elecciones legislativas de 2014, cualquier fallo en el funcionamiento de la reforma sanitaria va a ser aprovechado como munición electoral.

Más información