Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni hablar de reformas políticas

El ‘Diario del Pueblo’ reitera ante la cumbre que China no copiará la democracia occidental

La bandera de china, la comunista y un recuerdo de Mao en una exposición.
La bandera de china, la comunista y un recuerdo de Mao en una exposición. EFE

Los terceros plenos del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCCh) han servido en el pasado para emprender importantes cambios económicos. Deng Xiaoping puso en marcha el proceso de apertura y reforma en el tercer pleno del 11º Comité Central, en 1978. En el de 1993, fue establecido el denominado sistema de economía socialista de mercado y se dio el impulso a la empresa privada. Los pronunciamientos suelen ser amplios y a menudo crípticos, pero el tono y el nivel de detalle pueden revelar cuáles serán las prioridades. El presidente chino, Xi Jinping, ha asegurado que las reformas que saldrán del pleno que comenzó ayer a puerta cerrada serán “exhaustivas”. Se conocerán el último día, el martes.

Pero la palabra “exhaustivas” no incluye posibles reformas políticas. Por este lado, no se prevén sorpresas. No están en la agenda. Los líderes han repetido una y otra vez que China nunca copiará un sistema de democracia occidental. Y así lo ha vuelto a recordar el Diario del Pueblo —órgano oficial del PCCh— en un artículo publicado el viernes, justo la víspera del inicio de la reunión del Comité Central. El instituto de investigación histórica del partido afirma en el periódico en un texto a página completa que China solo puede prosperar bajo la dirección del PCCh. Advierte a aquellos que “predican la copia indiscriminada del sistema occidental” que el partido “mantendrá su liderazgo” y continuará su vía de “socialismo con características chinas”. El artículo defiende también a Mao Zedong, fundador de la República Popular China en 1949, y acusa a quienes atacan su historial de intentar minar el PCCh.

En un desafío directo al partido único, seguidores del exlíder comunista Bo Xilai, encarcelado por corrupción, crearon este miércoles un partido político, según confirmaron dos fuentes a la agencia Reuters. Lo han bautizado Zhi Xian, que significa “la Constitución es la autoridad suprema”.

Las reuniones importantes del partido y las fechas sensibles suelen ir precedidas de un incremento de la represión contra activistas, disidentes políticos y peticionarios que viajan a Pekín para pedir justicia por problemas que no logran resolver en sus provincias. Y ha vuelto a ocurrir en esta ocasión, según han denunciado organizaciones de derechos humanos.

¿Es posible llevar a cabo cambios económicos profundos sin cambios políticos? Expertos chinos y extranjeros creen que la reforma real de la economía y el freno decidido a la corrupción —una de las principales causas de descontento popular— solo serán posibles con reformas políticas profundas. “Todos los campos requieren reforma, como la protección de los derechos de propiedad privada, el estatus de igualdad para las empresas privadas, la movilidad de la población, todos”, responde de forma implícita Yao Zhongqiu, investigador del Instituto de Economía Unirule, en Pekín. “Ninguno de esos campos ha finalizado las reformas en China. No ha habido un sistema que satisfaga realmente a la gente en China. Así que debería haber reformas en todos los campos".

El Partido Comunista Chino ha considerado tradicionalmente que un relajamiento demasiado rápido del control político podría originar inestabilidad social, frenar el proceso de desarrollo económico e incluso provocar la desintegración del país, a imagen de lo que ocurrió en la antigua Unión Soviética con Mijaíl Gorbachov. Si Xi Jinping quiere avanzar algún día hacia las reformas políticas, tendrá en cuenta esto.