Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Venezuela acusa a Twitter de boicotear la 'revolución'

Maduro cree que detrás de la cancelación de perfiles chavistas también está la oposición intentando suspender las municipales

Maduro enseña una mancha en el metro de con parecido a Chávez
Maduro enseña una mancha en el metro de con parecido a Chávez AFP

El Gobierno de Venezuela asegura que la empresa Twitter canceló unas 6.000 cuentas relacionadas con la llamada revolución bolivariana, entre ellas la del gobernador del estado Anzoátegui y la de los ministros de Agricultura y Tierras, Yván Gil, y de Comunicación de Información, Delcy Rodríguez.

El anuncio lo hizo la noche del jueves en el palacio de Miraflores el presidente Nicolás Maduro, que calificó la decisión “como un ataque masivo de la derecha internacional contra las cuentas de los patriotas bolivarianos y chavistas”. El jefe de Estado dijo además que él había sido afectado porque tenía varios miles de seguidores menos que la víspera. La ministra Rodríguez calculó que en 10 minutos desaparecieron unos 6.600 seguidores.

Maduro ha convertido las bajas chavistas en Twitter en un motivo para nuclear a la militancia y evitar un ataque masivo contra sus cuentas. Aseguró que la oposición estaría detrás de estos eventos que perseguirían suspender las elecciones municipales del 8 de diciembre.

El Gobierno reclamó a la empresa estadounidense. En la tarde Rodríguez anunció que habían sido restablecidas algunas cuentas, lo que parece haber congelado, de momento, las advertencias de proceder legalmente contra Twitter que había formulado en horas de la mañana de este viernes. “La comunicación de los pueblos está por encima de los necios”, declaró en un programa de televisión transmitido en el canal del Estado.

Tras esa denuncia algunos ministros denunciaron la disminución de los seguidores o la eliminación de las cuentas. Medios pro oficialistas como Ciudad Caracas, la Radio del Sur, o la cuenta del Saime, el servicio de migración, fueron dadas de baja sin explicación alguna.

El oficialismo venezolano es minoría en las redes sociales. Solo cuando el presidente Hugo Chávez creó su cuenta @chavezcandanga en abril de 2010 el gobierno comenzó masivamente a utilizarlo como medio alternativo de comunicación. Como ocurre en el mundo real, la polarización también ha anidado en las redes sociales incluso con una vehemencia superior. He aquí un ejemplo que lo corrobora. Dos veces a la semana, a eso de las 8:30 de la noche, un comando opositor aplica la Operación BAS (Block and Spam) a la que se suman miles de personas aupadas por uno de los personajes más populares de las redes en Venezuela, la cuenta @lucioquincioc.

Cinco tuiteros se combinan para seleccionar las cuentas que desde su punto de vista infringen las reglas del portal y acosan a la oposición. No todas sus “víctimas”, sin embargo, son seguidores del gobierno, aunque sí constituyen su principal foco. Hay un tutorial incluso colgado en You Tube para enseñar a los principiantes cómo proceder a reportar a los supuestos infractores.

Este grupo, sin embargo, no parece tener la capacidad de haber provocado la masiva cancelación de cuentas chavistas. Twitter no ha emitido comunicado oficial alguno sobre este hecho. En sus políticas de privacidad se establece que la compañía se reserva el dere­cho de suspender una cuenta sin notificar al afectado si determina que no se atiene a las reglas.