Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía abre una investigación preliminar sobre el espionaje masivo

La medida pretende determinar si hay elementos de relevancia penal y si una investigación sería competencia de España

El fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce.
El fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce. EFE

La fiscalía española rechazó el pasado agosto investigar el espionaje masivo después de que la Asociación para la Prevención y Estudio de Delitos, Abusos y Negligencias en Informática y Comunicaciones Avanzadas (Apedanica) presentara una querella que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco decidió archivar. El magistrado hizo suyas las tesis del ministerio público sobre la improcedencia de iniciar una investigación ya que, según indicó en un auto, “carece de imputaciones concretas más allá de hacerse eco meramente de una noticia publicada en los medios de comunicación”. “Adolece de fundamentos que justifiquen la investigación judicial”, señaló la fiscalía entonces.

Pese a que la querella está pendiente de resolver en apelación, la Fiscalía de Criminalidad Informática decidió este martes abrir unas diligencias informativas (previas a las de investigación penal). El decreto que ha dictado la apertura de estas pesquisas sostiene como base “el contenido de la información publicada en el día de ayer [el lunes] por diversos medios de comunicación acerca de una posible interceptación y acceso irregular a metadatos de comunicaciones telefónicas y/o electrónicas, así como a información personal de ciudadanos españoles transmitida a través de sistemas informáticos, presuntamente efectuada durante diciembre de 2012 y enero de 2013 por servicios oficiales extranjeros”.

El presidente de la Asociación, Miguel Ángel Gallardo, considera que las diligencias de la fiscalía no se pueden abrir mientras no se cierre el procedimiento penal abierto por la querella presentada por el colectivo. Sin embargo, otras fuentes indican que el hecho de que hayan aparecido nuevos datos puede suponer que el objeto de la investigación varíe, con lo que se podría iniciar la investigación.

Aun así, la querella de Apedanica señalaba su intención de “actualizar y ampliar” la relación de hechos, si se desvelaban nuevas informaciones, así como los querellados, entre los que señalaba a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y a la CIA de EE UU.