Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La estrategia del Gobierno está siendo más contundente que en años anteriores”

El periodista mexicano Javier Garza evalúa la situación de la Comarca Lagunera tras dejar su puesto en 'El Siglo de Torreón'

El periodistas mexicano Javier Garza.
El periodistas mexicano Javier Garza.

“Ninguna nota vale una vida”. Lo dice un hombre que estudió el oficio de periodista en los noventa, cuando “la profesión no suponía el riesgo de ahora”. Durante los últimos siete años Javier Garza (Torreón, 1973) ha estado al frente de la dirección del periódico más importante de la Comarca Lagunera, una zona del norte de México azotada desde 2007 por la violencia del narcotráfico. Las instalaciones y el personal de El Siglo de Torreón, en el Estado de Coahuila, han sido objeto de ataques por parte de los grupos del crimen organizado. Apenas una semana después de que el periodista haya dejado el diario, EL PAÍS charla con Javier Garza en la terraza de un conocido café del barrio de la Roma, una zona moderna del Distrito Federal y un emplazamiento agradable, donde el entrevistado puede fumar un cigarro tras otros mientras platica sobre su experiencia de estos años. Además de haber sido editor y redactor del diario Reforma, Garza trabajó como colaborador de Wradio, Radiofórmula o Animal Político. Después de varios meses de aparente calma en la región, el periodista evalúa con cierto optimismo la situación ahora:

"En la Comarca Lagunera la seguridad ha mejorado en ciertos aspectos, no en otros, pero en términos de violencia desatada por el crimen organizado ha bajado sustancialmente con respecto al año pasado, cuando tuvimos niveles enormes con meses de más de 100 homicidios en al zona metropolitana. Este año la reducción es del 50%. Sin embargo, aunque la violencia criminal está cediendo, hay otras manifestaciones: secuestros, asaltos a mano armada y extorsiones, con nuevas modalidades como los secuestros exprés y atracos a restaurantes".

Pregunta. ¿A qué se debe esta mejora?

Respuesta. Nosotros tuvimos una experiencia muy traumática en febrero con el secuestro de cinco trabajadores y posteriormente con tres agresiones a balazos contra policías que protegían el periódico. La respuesta de las autoridades fue contundente y desarticularon a la célula responsable de los ataques. Con eso dieron el mensaje al menos de que las agresiones de ese tipo a medios no iban a quedar impunes. La principal causa de un ataque, agresión o intimidación a un medio es que el anterior ataque o agresión quedó impune. La bajada de los ataques también puede deberse a que en la lucha de facciones entre cárteles, un grupo empezó a predominar sobre otro.

P. Entonces, ¿la estrategia del nuevo Gobierno está siendo acertada?

R. Satisfactoria no podríamos decir, porque implica caer en complacencia, pero ha sido mucho más contundente y mejor organizada que en años anteriores. El punto de quiebra fue el secuestro de los trabajadores de El Siglo y las agresiones contra la Policía Federal. Eso puso a las autoridades, principalmente al Gobierno Federal en una situación en la que se estaba revelando su incapacidad, la falta de efectividad e intentaron revertirlo con mayor coordinación y colaboración. El hecho de que un nuevo Gobierno quiera dar resultados en el arranque de su mandato ha ayudado, pero en la medida en la que los grupos del crimen organizado son afectados, se dispersan y empiezan a cometer otra serie de delitos, como asaltos, robos, extorsión o secuestros. Se supone que estos deberían ser más fáciles de perseguir y castigar, pero aún no ha habido resultados.

Cuando Javier Garza volvió a Torreón, en 2006, después de años de actividad profesional fuera, la calidad de vida en la zona era muy distinta. En ese momento la violencia era noticia nacional, pero aún no había tocado a La Laguna. La única crisis seria que habíamos vivido hsat ese momento era la de los noventa, con una ola de secuestros muy fuerte, que duró dos años y fue desmantelada. Eso pasó, dejó de ser problema y volvimos a caer en una rutina de tranquilidad. Sn embargo, el número de homicidios se duplicó de 2007 a 2008 y de 2008 a 2009 se triplica. Si en 2007 teníamos 89 homicidios, en 2012 pasamos a 1.095, es decir, se multiplicó por once en cinco años.

P. ¿Y cómo fue evolucionando el trabajo del periódico a la hora de enfrentarse a esta nueva realidad?

R. Empezamos con coberturas muy agresivas del fenómeno de la violencia que en la medida en que empezaron las intimidaciones y los ataques contra los medios tuvimos que ir adecuando. No buscamos la estrategia de la autocensura total, porque eso al final de cuentas es contraproducente, pero sí tuvimos que empezar a adecuar las maneras en que tratábamos el fenómeno, porque muchas de esas notas pueden provocar represalias, reacciones, que maten a un reportero, que lo secuestren o que te balaceen el edificio. El tratamiento de las noticias sí supuso una discusión constante siempre tratando de cumplir dos objetivos que pudieran parecer contradictorios: el deber de informar y el deber de proteger a la gente que trabaja en el periódico.

P. Pero siempre tiene que prevalecer uno sobre otro, ¿cuál es el criterio?

R. “El deber que prevalece siempre es el de que ninguna nota vale una vida”. Claro que el periódico se ha cuestionado y tenemos lectores que nos han cuestionado por qué no publicábamos todo lo que está pasando. Pero eso suponía ponerte en una situación de riesgo. Por ejemplo, el secuestro de los cinco trabajadores estuvo relacionado al despliegue que habíamos estado dándole días pasados a ciertos hechos violentos”.

Garza todavía se revuelve al recordarlo: “Fue estremecedor, porque las medidas de seguridad estaba desarrollados para reporteros, fotógrafos, pero no para gente de fuera de la redacción y el ataque fue a administrativos, gente de internet y del área de diseño. En este sentido, siempre tienes que estar pensando en los nuevos escenarios. Supongo que de la experiencia de la violencia lo más importante que me llevo de El Siglo es el haber podido desarrollar una especie de modelo de protección que de alguna manera sirvió, o no, para minimizar los ataques. Por lo menos sentíamos que estábamos haciendo algo, que se pensaba mejor la cobertura, que se tomaban medidas de seguridad para proteger a reporteros, a donde ir a donde no... Ojalá y nunca lo hubiéramos vivido pero ya que pasó yo siento que había que hacer algo y echarle cabeza al asunto”.

P. ¿Y de haber sabido a lo que se enfrentaba hubiese aceptado el cargo hace siete años?

R. Para nada pensé que tendría que enfrentar todo lo que enfrenté cuando llegué al periódico, pero te diría que sí porque la violencia no es la única noticia que está pasando en la Laguna. Es la más importante, indudablemente, pero no la única. Hay formas de hacer periodismo a nivel local y hacer servicio. De todas formas, en cuanto a la violencia, en el periodismo estás en las buenas y en las malas, no puedes estar solamente en las buenas y cuando la cosa se pone difícil, irte. Mi salida del Siglo se da por otras cuestiones que tienen más que ver con proyectos personales y con dinámicas propias del periódico, pero no con la violencia. Yo nunca quise salirme cuando las cosas estaban difíciles.

P. ¿Se ha notado una mejora en la calidad de vida de la población en la Comarca?

R. El miedo baja y sube. En la medida en que deja de haber episodios de violencia visibles, disminuye, pero luego pasa algo y la gente deja de salir. Los ritmos de la ciudad se alteran y van cambiando en función de la violencia. Ahora estamos un poco más tranquilos, pero el nivel de seguridad anterior a 2006 no lo hemos tenido.

P. ¿Es irrecuperable?

R. No lo sé, yo espero que sí, pero no sé cuánto tiempo nos vayamos a tardar.