Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia lanza una operación para evitar que resurja el terrorismo en Malí

El miércoles, un atentado suicida mató a dos cascos azules chadianos

La intervención francesa en el país comenzó hace nueve meses

Soldados franceses patrullan en la ciudad de Gao, en febrero de este año. Ampliar foto
Soldados franceses patrullan en la ciudad de Gao, en febrero de este año. Reuters

Al día siguiente de un atentado suicida en el norte de Malí en el que murieron dos soldados de la fuerza de la ONU, y cuando falta poco más de un mes para las elecciones legislativas en Malí, el Estado Mayor francés anunció este jueves haber lanzado cuatro días antes una “operación de gran envergadura” conjunta con el ejército mali y las fuerzas de la ONU en el norte de Malí. Su objetivo es evitar un “resurgimiento” de los “movimientos terroristas”, nueve meses después del inicio de la intervención francesa en el país.

“Hemos iniciado, con el ejército malí y la MINUSMA (Fuerza de la ONU en Malí) una operación de gran envergadura”, señaló a la prensa el coronel Gilles Jaron, portavoz del Estado Mayor de los ejércitos franceses. Bautizada “Hydra”, la operación se inició el pasado domingo y cuenta con “varios cientos” de soldados franceses, y con un numero similar de malíes y de efectivos de la ONU. Su objetivo “es presionar a los movimientos terroristas eventuales para evitar su resurgimiento (…). Forma parte de esas operaciones que se llevan a cabo de forma habitual (…) para participar en la estabilidad del país”, aseguró el coronel.

“Es la primera vez que se lleva un operación de este tipo que coordina a las tres fuerzas”, aseguró por su parte un portavoz de la MINUSMA en Bamako. Un responsable de la fuerza francesa en Malí, Serval, confirmó a la radio pública France Infos, que se trataba de “una de las mayores operaciones llevadas a cabo desde hace tiempo”. En concreto, los soldados tienen por misión rastrear la zona en busca de arsenales de armas y de las bases logísticas de los grupos terroristas para destruirlas. La operación sigue en marcha y podría alargarse.

El coronel Jaron aseguró también que la operación estaba prevista desde hace tiempo y que no se trataba de una respuesta directa a los ataques terroristas de las últimas semanas. “Siempre se trata de operaciones muy concentradas geográficamente, que no duran y que se basan en un modo de acción de terroristas”, dijo sobre estos ataques, cuyo objetivo es “crear impacto sin tener obligatoriamente capacidad para llevar a cabo un combate en el tiempo”. “Sabemos que no se han eliminado la totalidad de los grupos terroristas presentes en Malí”, admitió y apuntó a las elecciones legislativas previstas el 24 de noviembre como uno de los motivos del recrudecimiento.

El miércoles, un atentado suicida mató a dos soldados naturales de Chad pertenecientes a la MINUSMA y dejó a otros seis heridos en Tessalit, en el norte del país, cerca de la frontera con Argelia. El ataque fue reivindicado por el Sultán Ould Bady, jefe de un pequeño grupo vinculado a Al Qaida para el Magreb Islámico (AQMI). Este era el tercer ataque en el norte del país desde el mes de septiembre.

Unos 3.200 soldados franceses siguen desplegados en Mali en el marco de la operación Serval, lanzada en enero para desalojar a los rebeldees islamistas que controlaban los dos tercio del país y que se dirigían hacia la capital. Francia se ha fijado como objetivo reducir sus efectivos hasta los 1.000 soldados en enero o febrero del año que viene. Tomarán progresivamente el relevo el ejército malí y la MINUSMA, que actualmente cuenta con 6.000 hombres y debería pasar a más de 12.000 antes de finales de año.