_
_
_
_
_

Los dos grandes partidos alemanes abren negociaciones para formar Gobierno

El salario mínimo, la clave para el SPD, cuya militancia deberá dar el visto bueno en diciembre

Los líderes de la CDU y el SPD, en la primera ronda de reuniones.
Los líderes de la CDU y el SPD, en la primera ronda de reuniones.FABRIZIO BENSCH (REUTERS)

La Unión Cristianodemócrata alemana de la canciller Angela Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CDU/CSU) inician hoy las negociaciones de coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) con el propósito de formar el nuevo Gobierno federal antes de la pausa navideña. La primera reunión entre las respectivas delegaciones se abrirá a las doce de la mañana en la sede de la CDU, con el objetivo prioritario de marcar el calendario y las pautas organizativas de las siguientes rondas.

Se prevé que tras esta reunión en gran formato se formen doce grupos de trabajo, distribuidos por ámbitos de actuación. Los líderes de cada formación —Merkel, el bávaro Horst Seehofer y el socialdemócrata Sigmar Gabriel— llevarán las riendas de las negociaciones que, caso de quedar atascadas, buscarán un consenso. Las tres formaciones prevén negociar con esta estructura entre cuatro y seis semanas.

De llegarse a un pacto de coalición, el SPD lo someterá a una consulta entre sus 470.000 militantes. Esa consulta, que se celebrará previsiblemente a principios de diciembre, llevará otras dos semanas, puesto que se realizará por correo y debe contar con una participación mínima del 20% de los afiliados para ser vinculante.

Para entonces, las directivas de las tres formaciones ya habrán abordado la situación: El SPD celebra su congreso federal del 14 al 16 de noviembre, mientras que las ejecutivas de la CDU y el CSU se reúnen el 18 y el 25 de noviembre, respectivamente.

Una convención del SPD, celebrada el pasado fin de semana, dio el visto bueno a la apertura de las negociaciones, aunque condicionó el consiguiente pacto de coalición a un catálogo de exigencias, la principal de las cuales es la implantación de un salario mínimo interprofesional. De acuerdo con los planes de los socialdemócratas, ese mínimo debe establecerse en los 8,5 euros por hora, tanto en el este como en el oeste, como instrumento para combatir la creciente precariedad laboral.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_