Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

África se convierte en un “almacén para narcos”

Un informe de las policías de América revela que España es un importante centro de distribución de droga en Europa

África occidental se ha convertido en la última década en la nueva ruta de la cocaína producida en América Latina para llegar a Europa. España, por su proximidad a las costas africanas, se ha consolidado como una zona clave para la entrada de la droga que se consume en el continente. Esta es la principal conclusión de un informe presentado en Bogotá por la Comunidad de Policías de América, Ameripol, en colaboración con la UE.

Ameripol advierte, no obstante, que la consolidación de la ruta africana “no debe sobredimensionarse, ya que la mayor parte de la cocaína que se introduce en Europa en general, y en España en particular, sigue siendo por vía marítima, directamente desde Sudamérica”. Diversas fuentes de inteligencia citadas en el estudio consideran que por la ruta africana pasa un 30% del total de cocaína con destino final a Europa.

Según Ameripol, las autoridades europeas deben prestar atención a las islas Canarias como una de las más “importantes puertas de entrada de cocaína” procedente de Bolivia, Colombia, Perú y Venezuela, con destino a África. El informe define el occidente africano como “el almacén para los narcotraficantes”.

Citando cifras del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías, Ameripol asegura que España es el principal punto de entrada de cocaína y de cannabis a este continente. “Es a la vez, el país con mayores niveles de consumo en la UE”, después de “Italia, Reino Unido y Alemania”, dice el informe titulado Análisis situacional del narcotráfico, una perspectiva policial.

La “zona caliente” de entrada de la droga en África la componen Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo, entre otros, y asegura que los narcotraficantes varían sus estrategias en función de los momentos políticos convulsos que viven varios de estos países para evitar que afecten a sus negocios.

En el caso de los narcos colombianos, Ameripol establece que tienen cinco rutas para introducir su coca a Europa. Dos ellas son nuevas, una es la del Canal de Suez que saca la droga por Suráfrica y lo entra al continente por Rumanía. La otra es la de los Balcanes, que da toda la vuelta, también por el Canal de Suez, y pasa por Turquía, Rumanía, Bulgaria e Italia.

Las otras tres rutas, ya tradicionales, y que siguen siendo importantes para el narcotráfico son la que pasa por el Caribe, Portugal y por último España y que supone el 40% del consumo de droga; otra es la que hace escala en Cabo Verde y Canarias y de ahí se distribuye a toda Europa; la última es la ruta africana, que utiliza como puente los países del África occidental para llegar a España y de ahí a toda Europa.

El informe hace un estudio detallado de la situación del narcotráfico en Colombia, Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador y Panamá. Entre los datos más reveladores está que Argentina, Venezuela y Brasil son el primer puente que usan los narcos para distribuir la droga hacia África y Europa. Centroamérica y las islas del Caribe están siendo utilizadas como centros de acopio y puntos de redistribución para llegar a EE UU.

A pesar de estas noticias, que demostrarían lo que Ameripol llama el “comportamiento de globalización de las organizaciones delictivas”, el informe resalta que España es la nación europea que más droga ha incautado. Destaca la cada vez mejor cooperación entre las policías de América y Europa y las incautaciones en frontera de los países productores.

Ameripol concluye que es muy difícil cuantificar cuánta droga pasa por África o se va a Europa. Pero sí están seguros de que “cada vez hay más mercados, nuevas rutas, nuevas organizaciones delictivas que buscan nuevos socios y sin la cooperación policial internacional conjunta no se podrá dar una respuesta adecuada y firme a este fenómeno delictivo”.