El Supremo condena a Berlusconi a pagar 541 millones por el ‘caso Mondadori’

Il Cavaliere deberá pagar 541 millones de euros por sobornar a un juez

Sede de la editorial Mondadori, a las afueras de Milán.
Sede de la editorial Mondadori, a las afueras de Milán.

No parece que este sea el verano de Silvio Berlusconi. Fininvest, el grupo empresarial del exjefe del Gobierno italiano, ha sido condenado por el Tribunal Supremo a pagar 541 millones de euros al conglomerado CIR –propiedad del empresario Carlo De Benedetti, editor del semanario L’Expresso y del diario La Repubblica—por haberse adjudicado la editorial Mondadori sobornando a un juez. El alto tribunal confirma casi en su totalidad la sanción impuesta en julio de 2011 por la Corte de Apelación de Milán. Il Cavaliere solo ha logrado una rebajita de 23 millones de euros en el monto de la indemnización fijada en segunda instancia, que era de 564,2 millones –en primera instancia la indemnización ascendió a 750 millones—.

La sentencia viene a confirmar además que el largo proceso judicial que llevó a Berlusconi a hacerse con Mondadori incluyó el soborno del juez que arbitró el laudo a su favor. A principios de los 90, Fininvest y CIR, ambos accionistas de la editorial por aquella época, recurrieron a los tribunales para ver quién de ellos tenía derecho a quedarse con las acciones de los herederos de Arnoldo Mondadori. Aunque la justicia falló en primera instancia a favor del empresario De Benedetti, Berlusconi recurrió y ganó. Pero, ya en 1995, la fiscalía de Milán descubrió que Vittorio Metta, uno de los jueces que presidía el tribunal que había fallado a favor de Fininvest, había recibido más de 1.000 millones de liras (516.000 euros) de Cesare Previti, un abogado y amigo de Berlusconi que luego –como otros de los amigos y abogados de Berlusconi—hizo carrera política. Il Cavaliere le pagó su amistad y sus delicados servicios convirtiéndolo en senador y en ministro de Defensa en 1994, cargo que tuvo que abandonar al demostrarse su apaño con el juez.

Ya que la mordida no coló y en 2011 Fininvest fue condenada a pagar 750 millones de euros a CIR, el Gobierno de Berlusconi intentó aprobar un truco legal en forma de ajuste fiscal para el jefe se ahorrara el desembolso. Dos décadas después, el Tribunal Supremo acaba de confirmar que Berlusconi --que el mes pasado también fue condenado por fraude fiscal por el caso Mediaset-- no solo tendrá que pagar 541 millones a De Benedetti, sino que fue inductor del soborno. La actual presidenta de Fininvest, Marina Berlusconi, reaccionó a la sentencia diciendo que la justicia italiana “es un asco”. De tal palo...

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS