Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navalni impugna el resultado electoral el día de la jura del candidato de Putin

El candidato opositor afirma que los datos han sido falsificados en más de una cuarta parte de los colegios electorales

Navalni (centro), durante la presentación de la denuncia.
Navalni (centro), durante la presentación de la denuncia. AFP

El siberiano Serguéi Sobianin juró ayer de nuevo su cargo como alcalde de Moscú en presencia del presidente, Vladímir Putin, y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa, Kiril, pocas horas después de que Alexéi Navalni, el segundo clasificado, impugnara judicialmente los resultados de los comicios.

Según el escrutinio oficial, Sobianin obtuvo 51,37% o algo más de 1,19 millones de votos y Navalni, 27,24 % o algo más de 632.000 votos en unos comicios en los que participó el 32,03% de un electorado de más de 7 millones de personas. Basándose sobre todo en las votaciones a domicilio, Navalni alega que los datos han sido falsificados en 951 colegios (de un total de 3.611) para lograr que Sobianin superara la barrera del 50% y así evitara someterse a una segunda vuelta, como hubiera sido obligatorio de no rebasar ese porcentaje.

En una camioneta, Navalni y el jefe de su equipo electoral, Leonid Volkov, llevaron a los juzgados 20 cajas de documentos, decoradas con el lema de su campaña: “Cambiemos Rusia, comencemos por Moscú”. En total, según Navalni, se presentaron 50.000 páginas que recogen una impugnación general a la Comisión Electoral Municipal y otras 951, a colegios de barrio, donde, según Navalni, se registraron porcentajes inusualmente altos de voto a domicilio. El político alegó también que en los colegios se habían repartido lotes de comida a los jubilados y que los candidatos habían tenido desigual acceso a los medios de comunicación.

Por primera vez en la historia de la alcaldía de Moscú, el nuevo titular no juró su cargo en las dependencias municipales, sino en la Sala de la Gloria del Museo de la Gran Guerra Patria. Allí, Sobianin besó una imagen de San Jorge, el patrón de Moscú, que le tendió el Patriarca Kiril y escuchó las palabras de apoyo que le dirigió Putin, quien le acompañó hasta la tribuna. El presidente de Rusia dijo que Sobianin había ganado en unas “elecciones libres, sin presiones y con competencia” y que el resultado más importante de los comicios del domingo había sido el “procedimiento democrático civilizado” reinante.

El presidente aseguró que “nadie” había votado en contra de Sobianin, aunque sí había habido un “voto de protesta” que estuvo dirigido contra la “arbitrariedad” de los funcionarios. El presidente calificó a Sobianin de persona “concreta”, “activa”, “tranquila”, “honrada”, “bienintencionada” y “con talento”. Putin tuvo también palabras elogiosas para Yuri Luzhkov, que fue alcalde de Moscú durante 18 años hasta que Dmitri Medvédev lo cesó tras un conflicto con él en 2010. Las elecciones del domingo fueron las primeras que se celebraban desde 2003 para elegir a la principal autoridad municipal de Moscú. Los observadores políticos en la capital son escépticos sobre la posibilidad de que los jueces impugnen siquiera parcialmente los resultados de los comicios.