ANÁLISIS

La pifia de Cristina Fernández

Un ejemplo de la complejidad de las relaciones bilaterales entre Uruguay y Argentina y de la integración territorial

Cristina Fernández, recibe las Llaves de la Ciudad de Montevideo. / I. Franco (EFE)

La reciente visita de la presidenta argentina Cristina Fernández a Uruguay, dejó en claro la complejidad de las relaciones bilaterales entre los dos países y las dificultades de un proceso de integración regional muchas veces confuso y recargado de expresiones de voluntad que no se concretan en hechos.

Fernández visitó Montevideo el martes 27 de agosto para participar en el acto de inauguración de una planta desulfurizadora de la estatal empresa de combustibles ANCAP, una obra considerada clave por el Gobierno de José Mujica.

La presidenta llegó en helicóptero, participó en el acto y de inmediato regresó a Buenos Aires, pero su breve estadía encendió fuertes polémicas en Uruguay que, además, fueron potenciadas potenciadas por el discurso de la propia presidenta, en el que demostró que no tenía claro los motivos de su presencia allí.

La mandataria argentina llegó acompañada de varias decenas de militantes de la organización militante juvenil La Cámpora, que durante el acto formal en presencia de autoridades del Gobierno uruguayo y de invitados especiales, entonaron cánticos al estilo de una tribuna futbolera, algo inhabitual en Uruguay en este tipo de ocasiones. El presidente de la empresa ANCAP, Raúl Sendic, admitió a la prensa que las invitaciones para los militantes de La Cámpora fueron gestionadas por la embajada argentina.

Para el acto también también estaba prevista una reunión entre los presidentes, un encuentro que finalmente no se concretó.

En su discurso, la presidenta destacó el valor de la integración y puso como ejemplo de solidaridad regional la inversión sin precedentes que, según dijo, había realizado Argentina en la planta que se estaba inaugurando.

"Estamos inaugurando –sostuvo la presidenta- una obra de 400 millones de dólares invertidos por una empresa argentina, ahora sí argentina, en este caso YPF. Le preguntaba a Pepe (José Mujica) si había habido otra inversión de algún otro país hermano o lejano de esta magnitud en la única refinería que hay en Uruguay como es ANCAP, y me decía que no”.

La afirmación de la presidenta generó asombro e incomodidad entre los presentes ya que en realidad el 100% de la obra fue financiado por capitales uruguayos. Una empresa argentina perteneciente a YPF había ganado la licitación para construir la obra, que fue pagada por la estatal uruguaya ANCAP.

El hecho, trasciende la mera anécdota y la pifia de la presidenta retroalimentó las críticas de la oposición, que acusaron a la mandataria de apoderarse en su discurso de una inversión que no le pertenecía. La oposición también había cuestionado severamente en los días previos el hecho de que la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, entregara a la mandataria la llave de la capital, un homenaje habitual cuando llegan autoridades extranjeras. La oposición no estuvo representada en el acto, hecho que también generó críticas de Mujica.

Dirigentes de los opositores partidos Colorado y Nacional argumentaron que la entrega de la llave de Montevideo constituía un homenaje indebido hacia una figura que muchos consideran contraria a los intereses uruguayos. Y es que Cristina Fernández y su fallecido esposo, el expresidente Néstor Kirchner, sintetizan en sus figuras muchos de los resentimientos que existen en Uruguay respecto a la Casa Rosada y los problemas bilaterales, gran parte de ellos pendientes. El Gobierno del presidente Mujica ha abundado en gestos de acercamiento y en discursos respecto a la importancia que tiene Argentina para Uruguay, pero también en buena parte de la izquierda existe desconfianza en relación al estilo K.

Los choques más graves comenzaron durante las presidencias de Tabaré Vázquez en Uruguay (2005-2010) y Kirchner en Argentina (2003-2007), cuando desde la Casa Rosada se hostigó la construcción de una planta de procesamiento de celulosa sobre la margen uruguaya del río Uruguay, mientras que un grupo de activistas cortó un puente que une ambos países. Cristina Fernández continuó con el conflicto hasta poco después de que Mujica llegó a su puesto y el Tribunal de La Haya brindó un fallo contrario a Argentina.

La política de Tabaré Vázquez se transformó en una causa de Estado que contó con el respaldo en bloque de todos los partidos y líderes políticos del país. Mujica ha intentado un acercamiento que se ha dado mucho más en los discursos que en los hechos dada la persistencia de problemas económicos y comerciales, diferencias respecto a la navegación del Río de la Plata, la falta de autorización de Argentina para extender los muelles de un puerto uruguayo, el control de la mencionada planta de celulosa, las limitaciones en la compras de dólares que afectan directamente el flujo de turismo argentino y tensiones en relaciones a los controles de depósitos de argentinos en el sistema financiero uruguayo, entre otros.

Este año, la estrategia de distensión y acercamiento de Mujica sufrió un grave traspié cuando un micrófono abierto captó un diálogo del presidente uruguayo en el que afirmaba: “La vieja es peor que el tuerto”, en relación a Cristina Fernández y Nestor Kirchner.

La reciente confirmación de que Tabaré Vázquez competirá nuevamente para la Presidencia en las elecciones del año próximo, no promete tiempos mejores en las relaciones bilaterales si es que el kirchnerismo sigue en el poder en Argentina. Desde la Casa Rosada se ha personalizado el conflicto en torno a la figura de Vázquez, que hoy es el que aparece como favorito en las encuestas.

Acercamiento a Brasil

El Gobierno de Mujica, mientras tanto, hace equilibrios con sus dos grandes vecinos aunque acercándose cada vez más a Brasil. Los dos países impulsan una serie de entendimientos en el marco del MERCOSUR que les permitan potenciar sus relaciones al margen del creciente proteccionismo argentino, que incluso ha llevado a un deterioro de las relaciones entre Brasilia y Buenos Aires.

Durante las sesiones no públicas de la cumbre de presidentes del MERCOSUR, que se celebró en el pasado mes de julio en Montevideo, las presidentas Cristina Fernández y Dilma Rousseff mantuvieron un fuerte entredicho, según contaron fuentes de uruguayas.

Las mandatarias incluso iban a mantener un encuentro bilateral que jamás se concretó puesto que afloraron algunas diferencias fundamentales que tiene ver con el comercio bilateral y, en especial, algunos rubros como el automotriz.

La peor

La resistencia que genera la presidenta argentina en amplios sectores de Uruguay trasciende a los problemas bilaterales y también tiene que ver con su estilo confrontativo de hacer política.

Una reciente encuesta de la consultora local Radar –divulgada en agosto- dejó en claro que la resistencia a Cristina Fernández va más allá de las decisiones políticas. Para la mayoría de los uruguayos, la mandataria es la peor presidente de América: el 53 % de los encuestados la ubicó en ese lugar y sólo el 10 % le dio una nota positiva. Estos juicios incluyen a los votantes de izquierda. Dilma Rousseff y el norteamericano Barack Obama lograron las mejores calificaciones.

Una muestra de la encuestadora Factum, de noviembre de 2012, había dado resultados similares: el 65 % de los uruguayos tenía entonces un juicio negativo de Cristina Fernández y sólo el 23 % una visión positiva.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Vecinos y trabajadores marchan para pedir condiciones dignas en el Hospital de Villalba

Miguel Ángel Medina Collado Villalba

"La situación salarial de la plantilla es mucho peor que en el resto del Servicio Madrileño de Salud", se quejan los sanitarios

El Barça es hoy la nada

La derrota contra el Granada denota que hay síntomas de decadencia La plantilla está viciada, acostumbrada a hacer lo que le da la gana

Fallece Miquel Valls, expresidente de la Cámara de Comercio de Barcelona

El País Barcelona

Abandonó la entidad hace tres meses, tras las últimas elecciones en las que se impuso la candidatura de Joan Canadell

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias



Webs de PRISA

cerrar ventana