Hollande se fija como objetivo la Francia de la próxima década

Ante temas prioritarios como las pensiones y los impuestos, el presidente elige la estrategia a medio plazo como tema de apertura del nuevo curso político

Hollande y Ayrault en el Eliseo tras el seminario celebrado este lunes.
Hollande y Ayrault en el Eliseo tras el seminario celebrado este lunes.BERTRAND GUAY / AFP

Ante un otoño que se anuncia complicado para el ejecutivo francés, con la reforma de las pensiones y una inevitable subida de impuestos, el presidente François Hollande ha elegido sin embargo la estrategia a medio plazo como tema de apertura del nuevo curso político. Ante su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, y el gobierno casi al completo, Hollande ha dibujado en grandes líneas los objetivos para la Francia de dentro de 10 años en un seminario celebrado en el Elíseo. Atacado por la oposición por desatender los problemas más apremiantes, no ha olvidado fijar la vista en las grandes reformas de las próximas semanas, aunque el anuncio de medidas concretas queda relegado a dentro de unos días.


Las grandes prioridades de este otoño serán las pensiones, los presupuestos y la lucha contra el desempleo, recordó el presidente en su discurso de apertura del seminario celebrado en el palacio presidencial. “Las respuestas las dará el gobierno de aquí a finales de mes”, señaló el presidente, en referencia a estos temas. “Pero estamos aquí reunidos no sólo para tratar de lo inmediato y de la urgencia, sino para decir lo que queremos hacer de Francia para los diez próximos años”, añadió de inmediato.


Hollande apuntó a tres grandes desafíos para la próxima década: la soberanía política, diplomática, militar y “sobre todo presupuestaria” del país, la “excelencia” industrial y de los servicios, y por último, la “unidad” entre generaciones, clases sociales y culturas. Para superarlos, el presidente propone una estrategia basada en cinco puntos que incluyen el uso de la ventaja demográfica del país, “ganar la batalla por la globalización” y lograr la transición energética hacia una más ecológica.


Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El proceso de reflexión sobre esta Francia de dentro de 10 años, “el tiempo que permite medir los efectos tangibles de una política”, según Hollande -cuyo mandato finaliza en 2017-, seguirá abierto a “consultas” hasta finales de año, bajo la tutela del economista Jean-Pisani-Ferry, nombrado Comisario General a la Estrategia y el Prospecto. Este fue menos optimista que el dirigente y que su gobierno, y anunció durante el seminario una Francia “más vieja, más pequeña y menos rica”, aunque también “mejor formada, todavía excelentemente equipada y potencialmente atractiva”. Pasado el periodo de consultas, el gobierno debería presentar una hoja de ruta.


De aquí a entonces el Ejecutivo tendrá que lidiar con los grandes temas del otoño, empezando por la recurrente reforma de las jubilaciones. El Gobierno tiene ya cita con los sindicatos y la patronal los próximos días 26 y 27 de agosto para mostrarles una primera versión del texto de ley, que será oficialmente presentado en septiembre. A esto se añaden los presupuestos para 2014, para los cuales el ejecutivo está todavía ultimando las medidas que permitan generar un ahorro de entre 10.000 y 12.000 euros. Por último, Hollande, muy aficionado a dar plazos, tendrá que encontrar la fórmula para cumplir con su promesa de revertir el desempleo antes de finales de año. El miércoles se celebra el primer consejo de ministros en el que se adoptará también el calendario parlamentario.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50