Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el líder del cartel del Golfo

El Ejército mexicano captura en en Estado de Tamaulipas a Mario Armando Ramírez Treviño, alias 'El Pelón'

Imagen de la ficha de la DEA sobre 'El Pelón'.
Imagen de la ficha de la DEA sobre 'El Pelón'.

El Ejército mexicano ha vuelto a descabezar al cartel del Golfo por segunda vez en menos de un año. El actual líder de la organización criminal, Armando Ramírez Treviño, alias El Pelón, ha sido detenido este sábado en el Estado de Tamaulipas, al noreste del país, ha confirmado el Gobierno mexicano. El golpe supone el segundo gran éxito contra el narcotráfico del Ejecutivo de Peña Nieto, después de la captura hace un mes del líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño.

El Pelón, también conocido como X-20, era uno de los capos mexicanos más buscados. El Departamento de Estado de EE UU ofrecía desde el año 2009 una recompensa de cinco millones de dólares a quién aportara información sobre su paradero y las autoridades mexicanas daban hasta 30 millones de pesos (2,3 millones de dólares) por él.

El capo, de 51 años, llevaba 11 meses al frente del cartel, que perdió a su anterior líder, Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias El Coss, en una operación de la Marina mexicana en septiembre de 2012, también en el Estado de Tamaulipas, de donde es originaria la organización. La consultora de inteligencia estadounidense Stratfor publicó una investigación el pasado mes de abril en la que revela la lucha de poder que se vivió en el seno del cartel del Golfo tras la detención de El Coss. Según el informe, la facción liderada por El Pelón, al que no todos aceptaban como líder, logró imponerse al asesinar a su principal rival.

La Secretaría de Gobernación - Ministerio del Interior- confirmó la detención del capo a través de un comunicado, pero no dio detalles sobre la operación militar. Este domingo se conocerán más datos sobre la captura del narcotraficante en el municipio de Río Grande (Tamaulipas).

El cartel del Golfo, que durante décadas controló la llamada frontera chica entre Tamaulipas y Texas (EE UU), quedó muy debilitado desde la ruptura en enero de 2010 de su brazo armado, Los Zetas, un grupo criminal fundado por militares desertores que poco después creó su propio cartel. Desde entonces, el sanguinario enfrentamiento entre los dos grupos por el control del territorio ha sido constante.

La captura de El Pelón fortalece la imagen del Gobierno de México en su lucha contra los carteles de la droga, en entredicho después de que hace una semana fuese liberado Rafael Caro Quintero, el narco de narcos. El que fuera uno de los fundadores del cartel de Guadalajara quedó en libertad 12 años antes de lo previsto por un error procesal. La DEA, la agencia antidroga para quien trabajaba el agente que fue asesinado por orden de Caro Quintero, se quedó muy sorprendida por la facilidad con la que se habían abierto las puertas de la cárcel a un histórico capo.

Desde entonces, Estados Unidos trabaja en su extradición y por el momento ha pedido una detención preventiva que no se ha ejecutado. Con este golpe del ejército, México gana tiempo en la crisis desatada por el caso Quintero, un narcotraficante que parecía cosa del pasado, cuyas historias eran material para narcocorridos y libros, pero al que nadie imaginaba paseando por la calle, como ahora ocurre.