Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matthei se convierte en la candidata presidencial única de la derecha chilena

Después de tres semanas de incertidumbre, la exministra del Trabajo recibió finalmente el respaldo de Renovación Nacional, el partido del presidente Sebastián Piñera

Evelyn Matthei habla en un acto político.
Evelyn Matthei habla en un acto político. AFP

Renovación Nacional (RN) decidió apoyar la candidatura presidencial de Evelyn Matthei, la abanderada presidencial de sus socios de la Unión Demócrata Independiente (UDI), y así enfrentar con un candidato único de derecha las elecciones presidenciales del 17 noviembre próximo. Con un 81,3% de apoyo, la decisión se tomó en un consejo general del partido que se realizó en Santiago de Chile, y puso fin a 24 días de incertidumbre que se desataron tras el sorpresivo abandono de la campaña de Pablo Longueira: el ganador de las primarias del sector el 30 de junio pasado, quien dos semanas más tarde renunció aduciendo una depresión.

Con un balance del desempeño de RN en lo que va de 2013, el cónclave comenzó a las 10:00 horas y contó con intervenciones de los líderes más importantes de la colectividad, los que sin distinción apoyaron la candidatura de Matthei. El discurso más esperado era el de Andrés Allamand –perdedor de las primarias frente a Longueira y figura más importante de RN–, quien pasadas las 19:00 llamó a apoyar a la candidata de la UDI, apelando a la unidad del sector. Antes de eso, el exministro de Defensa de Sebastián Piñera logró la primera ovación de la jornada cuando dijo “este gobierno hubiese sido harto mejor si nos hubieran considerado más a nosotros”, en alusión al supuesto trato privilegiado que se ha otorgado a sus socios de la coalición.

Allamand aseguró también que ambos partidos son del mismo tamaño y llamó a sus correligionarios a no “nublarse” frente al “jaque mate” que representó el levantamiento unilateral por parte de la UDI de la candidatura de Matthei, dejando entrever las diferencias profundas que persisten dentro de la derecha chilena.

En una de las campañas presidenciales más accidentadas del sector desde el regreso a la democracia en 1990, el primer hito de tensión fue el retiro de la candidatura de Laurence Golborne –exministro de Minería que ganó popularidad con del rescate de los 33 mineros, hoy candidato a senador–, al que la UDI desechó por su bajo apoyo en las encuestas. Más tarde la disputa se centró en la campaña de primarias entre Longueira y Allamand. Tras su derrota con un 48% de los sufragios, Allamand tensionó al conglomerado al culpar de su fracaso al gobierno y, más tarde, lanzando sin consultar a la UDI su candidatura a senador por Santiago Poniente, una de las circunscripciones más emblemáticas del país.

Tres días después de la renuncia por depresión de Longueira, la UDI proclamó unilateralmente a Matthei –militante de RN hasta 1992– como su nueva carta presidencial, generando un escenario que se convirtió en imprevisible hasta hoy, y que incluyó la posibilidad de que ambas colectividades llegaran divididas a los comicios de noviembre.

Argumentando que no generaba unidad dentro del oficialismo, varios líderes de RN hicieron reparos público a la exministra del Trabajo de Piñera e intentaron convencer a Allamand para que volviera a correr por llegar a La Moneda en marzo del año próximo. Sin embargo, el exministro de Defensa declinó ante la opción, así como también otros dirigentes de segundo orden del partido.

Con el 19 de agosto a la vista –fecha límite para inscribir una nueva candidatura presidencial– y sin candidatos de peso para enfrentar a la expresidenta socialista Michelle Bachelet, la UDI consiguió a regañadientes el respaldo de RN, haciendo valer su condición de partido mayoritario dentro del conglomerado.

Ingeniera comercial de 59 años, Matthei es hija de un general de la Fuerza Aérea Chilena (FACh), tal como Bachelet, quien a la misma hora del consejo general de RN fue proclamada por la Democracia Cristiana (DC), el partido de centro que en los últimos años ha ido perdiendo poder e influencia, pese a ser la colectividad más importante del país hace una década.

En paralelo a las reuniones de RN y la DC, la UDI también realizó un consejo general en el que –a modo de mero formalismo– ratificó la candidatura de Matthei. Al término de este encuentro, la ahora candidata única de la derecha señaló que los temas de educación, delincuencia, salud y el desarrollo regional serán los ejes de su eventual gobierno. En su discurso Matthei también atacó a la oposición liderada por Bachelet –la que desde abril pasado incluye al Partido Comunista, un hecho histórico desde el retorno de la democracia–, destacando que hoy la campaña está abierta y que pese a estar lejos en las encuestas confía en derrotar a la exdirectora de ONU Mujeres. “Aunque seamos David frente a Goliath, vamos a ganar”, aseguró Matthei.