Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula: “Los partidos de izquierda se han quedado viejos”

El expresidente brasileño llama a las formaciones políticas a escuchar los mensajes de los ciudadanos que se manifiestan

Lula, durante su intervención en el Foro.
Lula, durante su intervención en el Foro. AFP

Para el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, los partidos de izquierda “se han quedado viejos”. Lo ha dicho ante los más de mil participantes que han acudido al 19 encuentro anual del Foro de São Paulo. Fundado por Lula y Fidel Castro, el foro reúne desde hace casi dos décadas a los mayores líderes de la izquierda latinoamericana y caribeña.

Este año, Lula ha celebrado el Foro mientras que en las puertas se congregaban manifestantes gritando contra él y contra el Partido de los Trabajadores (PT). Refiriéndose a los líderes de los partidos de América Latina y Caribe, Lula subrayó que “han envejecido” y que ejercen la política “a la antigua”. El expresidente se preguntó: “¿Dónde está la juventud de nuestros partidos?”.

Igual de crítico fue con los partidos de izquierda europeos que, según él, se están “encogiendo”. Dichos partidos de la izquierda europea están en crisis, dijo Lula, porque se “asemejan ya a la derecha”.

Lula criticó duramente a los países ricos e hizo un gran elogio al desaparecido líder venezolano Hugo Chávez. Llegó a afirmar que el Foro de São Paulo -que contó años atrás incluso con la presencia de líderes de las FARC - ha sido "lo mejor creado en América Latina". Más aún. Según Lula, sin el Foro, la izquierda "nunca habrían llegado al poder" en América Latina.

El político no ahorró críticas ni siquiera para su propio partido, el PT, que lleva 10 años en el poder. En su intervención, alertó a sus colegas para no caer en los errores de los otras formaciones de izquierda. “Sólo una cosa salva a un partido que llega al poder: no perder su contacto con el pueblo”, afirmó y se preguntó qué mensajes está ofreciendo el PT a la sociedad y a los jóvenes que llevan semanas manifestándose en las calles.

Después de elogiar a los movimientos de indignados del mundo, Lula opinó que estos deben servir de lección para los integrantes del Foro de São Paulo. Y con uno de esos malabarismos típicos de alguien que controla la política como Lula, después de haber afirmado que los partidos de izquierda de América Latina y Caribe han envejecido y que no se advierten nuevos líderes jóvenes en el horizonte, les dijo que puesto que “la izquierda está debilitada en todo el mundo”, la izquierda latinoamericana puede “servir de faro”.

En una frase enigmática, Lula dijo a los presentes: “El poder es una cosa mágica (...) existe la tendencia de que cuando se llega al poder, el pueblo que antes aparecía bonito y extraordinario, ya no lo es”.

La presidenta Dilma Rousseff, preocupada con las protestas callejeras que se dispararon fundamentalmente contra las deficiencias de los servicios públicos y han hecho que se desplome su popularidad, envió un mensaje al Foro en el que afirmó que tanto ella como el PT “están escuchando la voz de la calle”.