Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo italiano aplaza a mañana su decisión sobre Berlusconi

La sentencia puede suponer el fin de la carrera política del dos veces primer ministro

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi en Roma el pasado martes. Ampliar foto
El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi en Roma el pasado martes. AFP

Sigue la espera. El Tribunal Supremo italiano decidirá mañana a partir de las 10.00, tras una breve vista preliminar, si confirma la sentencia del Tribunal de Milán que condena al exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi a un año de cárcel y cinco años de inhabilitación por el caso Mediaset: el grupo audiovisual de Il Cavaliere que, según los jueces milaneses, evadió al fisco y envió a cuentas en el extranjero cerca de siete millones de euros procedentes de los derechos de transmisión de películas estadounidenses. Aunque Berlusconi no irá a la cárcel - gracias a su edad (76 años) y a la llamada ley del indulto - la pérdida de sus derechos de sufragio pueden suponer el fin de su carrera política.

La condena en segunda instancia, dictada el pasado 8 de mayo, confirmaba el veredicto ya alcanzado en primera instancia, en octubre de 2012.Por dichos delitos atribuidos a su empresa, se pedía entonces la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos durante cinco años y una pena de cuatro años de prisión para Berlusconi. 

Durante su comparecencia el martes, el fiscal del Supremo, Antonello Mura, solicitó la confirmación de la condena anterior, pero pidió una reducción de la inhabilitación de cinco a tres años. Sobre la pena de cárcel, Mura alegó que era justa, ya que Berlusconi fue el "autor de la trama de fraude fiscal".

Según la sentencia de apelación, Berlusconi habría acumulado unos 280 millones de euros en fondos opacos, pero la mayor parte de los delitos de fraude fiscal ya han prescrito, por lo que la condena se refiere solo a la evasión de cerca de siete millones de euros en las declaraciones fiscales de Mediaset en los años 2002 y 2003.

La inhabilitación podría alejar definitivamente a Berlusconi de la escena política, debido a su avanzada edad. Il Cavaliere dejaría así huérfano a su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), y amenazaría la supervivencia del ya inestable Gobierno de coalición que mantiene con Enrico Letta, del Partido Democrático (PD). La reducción del período de inhabilitación, sin embargo, le permitiría esperar en la sombra para volver a disputar futuras elecciones. En todo caso, el cumplimiento de la sentencia todavía tendrá que ser aprobado por el Parlamento mediante votación secreta, ya que su cargo de senador le confiere inmunidad parlamentaria.