Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex primer ministro se perfila como ganador de las elecciones en Malí

Keita confirma los pronósticos y, con un tercio de los votos escrutados, sigue delante de Cissé

Boubacar Keita en el momento de votar, el 28 de julio, en Bamako. Ampliar foto
Boubacar Keita en el momento de votar, el 28 de julio, en Bamako. AFP

Ibrahim Boubacar Keita, conocido como IBK, empieza a perfilarse como el próximo presidente de Malí. El que era máximo favorito a priori en estas elecciones ha confirmado los pronósticos y, con un tercio de los votos escrutados, mantiene una “amplia ventaja” sobre su inmediato seguidor, Soumaïla Cissé. De confirmarse esta tendencia no sería necesario ir a una segunda vuelta, según informó este martes el ministro de Administración Territorial del Gobierno maliense, Moussa Sinko Coulibaly, quien, sin embargo, no facilitó ningún porcentaje. Aunque aún habrá que esperar a los resultados completos de los comicios, previstos para los próximos días, sus partidarios salieron ya desde este martes a festejar en las calles de Bamako, haciendo sonar los cláxones de sus vehículos en medio de una gran algarabía.

IBK, de 68 años, experto en Historia y Relaciones Internacionales, fue ministro de Asuntos Exteriores y primer ministro de Malí entre 1993 y 2000 y, posteriormente, ocupó la Presidencia de la Asamblea Nacional. Este veterano político que también llegó a ser vicepresidente de la Internacional Socialista, considerado un hombre duro y firme en sus decisiones, ya era el máximo favorito en las elecciones de 2012, truncadas por el golpe de estado del 22 de marzo, y durante su campaña electoral ha contado con el apoyo de algunas de las más influyentes instituciones del país, como el Alto Consejo Islámico o un amplio sector del Ejército.

IBK, de 68 años, experto en Relaciones Internacionales, fue ministro de Asuntos Exteriores y primer ministro de Malí entre 1993 y 2000

A estas alturas del escrutinio, según informó el ministro de Administración Territorial, quien ocupa la segunda posición es el otro candidato que aparecía en todas las quinielas, Soumaïla Cissé, mientras que el tercer lugar es para Dramane Dembelé. Ambos aseguraron el pasado lunes que, según sus cifras parciales y su conocimiento de la realidad política del país, la segunda vuelta en las elecciones era “inevitable” y advirtieron de que no permitirían que se pretendiera torcer la voluntad del pueblo maliense, todo ello después de que el mismo domingo, sólo cuatro horas después del cierre de los colegios electorales, algunos medios de comunicación informaran de que IBK iba en cabeza de los comicios.

Por otra parte, tal y como se pudo constatar durante la jornada electoral del pasado día 28, la tasa de participación ha sido la más alta en la historia de Malí, de un 53,5 por ciento. Esta fuerte movilización y la ausencia de graves incidentes ha permitido a las misiones de observación internacionales asegurar que los comicios se han desarrollado con la normalidad suficiente como para considerar legítimos los resultados, según aseguró este martes el responsable de la misión de observación de la UE, Louis Michel.

Malí celebró hace dos días sus primeras elecciones presidenciales tras 18 meses de grave crisis institucional y política. Durante este tiempo ha vivido una rebelión y una guerra en el norte, un golpe de estado y la ocupación de dos terceras partes de su territorio por grupos armados de corte yihadista que hizo necesaria una intervención militar internacional que aún continúa, ahora bajo el mandato de Naciones Unidas.