Egipto agradece la “comprensión” de Washington respecto al golpe

El Pentágono confirma que sigue adelante con la distribución de cuatro cazas F-16 a El Cairo, según un calendario establecido antes de los recientes cambios políticos

Una niña egipcia sujeta a un bebé durante el rezo de un grupo de seguidores de los Hermanos Musulmanes a las puertas de la mezquita Rabaa al Adawiya en El Cairo.
Una niña egipcia sujeta a un bebé durante el rezo de un grupo de seguidores de los Hermanos Musulmanes a las puertas de la mezquita Rabaa al Adawiya en El Cairo.MAHMUD HAMS (AFP)

El nuevo Gobierno interino de Egipto agradeció este jueves lo que considera la “comprensión” de la Casa Blanca, que se ha resistido a calificar la deposición del presidente Mohamed Morsi como un golpe de Estado y que ha calificado las decisiones de este último de no democráticas. En una señal de refuerzo al nuevo orden transitorio impuesto por los generales, el Pentágono ha confirmado que sigue adelante con la distribución de cuatro cazas F-16 a Egipto, según un calendario establecido antes de los recientes cambios políticos. Cada año, Estados Unidos concede al gobierno egipcio 1.300 millones de dólares (unos 1.000 millones de euros) en concepto de asistencia militar, algo que por ley debería suspenderse si en el país se ha producido un golpe de Estado.

“No era un gobierno democrático”, dijo el miércoles, en su rueda de prensa diaria, la portavoz del departamento de Defensa, Jen Psaki, en referencia al ejecutivo de Morsi. “Lo que quiero decir es que teníamos a esos 22 millones de personas que han salido a las calles a expresar su punto de vista y a dejar claro que la democracia no es sólo un asunto de ganar los votos en las urnas”, dijo, en referencia a los 22 millones de firmas contra Morsi que supuestamente recogió la organización juvenil Tamarrod antes del golpe de Estado del 3 de julio.

Más información
El gobierno egipcio estrecha el cerco sobre los Hermanos Musulmanes
El Gobierno interino de Egipto trata de afianzarse con medidas de urgencia
“No fue un golpe, fue el reflejo de la voluntad ciudadana”
El golpe amordaza la libertad de expresión
Ahmed Assem, el fotógrafo “mártir”
Las monarquías del Golfo apuestan por el viejo orden

El gobierno egipcio ha respondido con un patente alivio. El portavoz del ministerio de Exteriores Badr Abdelatí dijo este jueves que las declaraciones de la oficial norteamericana “reflejan la comprensión y entendimiento” de la Casa Blanca “sobre los desarrollos políticos que Egipto ha visto en los días recientes, una demostración de la voluntad de millones de egipcios que salieron a las calles el 30 de junio para exigir sus derechos legítimos y pedir elecciones anticipadas”.

La Casa Blanca y el Pentágono confirmaron el miércoles que las ayudas militares a Egipto van a seguir de momento como estaban programadas. El portavoz de Barack Obama, Jay Carney, dijo en rueda de prensa que su opinión es que “no se debería cambiar apresuradamente los programas de ayuda”. El lunes, Carney había dicho que la Casa Blanca “está considerando” si la operación en la que los militares depusieron al presidente elegido en las urnas y le colocaron bajo arresto es un golpe o no. El martes, el presidente interino aupado por los generales, Adli Masur, aprobó un decreto por el que se ha atribuido poderes casi absolutos, con la potestad de declarar el estado de emergencia.

En el Senado norteamericano, el republicano John McCain pidió el lunes que el gobierno norteamericano suspenda todos esos programas de asistencia. “Se trata de una decisión difícil, pero debemos aprender las lecciones de la historia y ser fieles a nuestros valores”, dijo en un comunicado el veterano legislador, una de las únicas voces en el Capitolio que se ha referido a lo ocurrido en Egipto como un golpe de Estado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

De momento, las monarquías del golfo Pérsico se han apresurado a aprobar ayudas millonarias al nuevo gobierno interino de Egipto. Son, en total, unos 10.000 millones de euros en préstamos y donaciones procedentes de Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos. Es diez veces la ayuda anual que EE UU envía cada año.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS