Aumentan los homicidios en Guatemala

El incremento del número de asesinatos en el primer semestre del año crece un 7,4% en relación a 2012

La violencia en las calles se ha vuelto un espectáculo cotidiano al que asisten incluso niños. /NUESTRO DIARIO
La violencia en las calles se ha vuelto un espectáculo cotidiano al que asisten incluso niños. /NUESTRO DIARIO

La inseguridad ciudadana en Guatemala, junto al desempleo y el alza incontrolable en los precios de los alimentos, son las asignaturas pendientes de la administración del presidente Otto Pérez Molina, que llegó al poder en enero de 2012 gracias, entre otras cosas, a su promesa de actuar con mano dura frente a la criminalidad. Un informe de la organización humanitaria Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), basado en datos estadísticos proporcionados por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), revela que, a 30 de junio, el número de homicidios se incrementó en un 7,4% en relación al mismo periodo de 2012.

Según el documento, durante el primer semestre de este año murieron violentamente 401 mujeres y 2.712 varones, lo que da un promedio diario de 17 asesinatos. La organización califica como “alarmante” el incremento de los ataques a mujeres en un 19%. Añade que los niños, un sector de la población particularmente vulnerable, no escapan a esta corriente. Durante el semestre fueron asesinadas 18 niñas y 26 varones menores de edad. La cifra en las primeras se incrementó en un 52%.

Guatemala es el tercer país más violento de América, sólo por detrás de El Salvador y Honduras.

“La mayoría de los crímenes cometidos en Guatemala lo son con arma de fuego (84,8%) mientras que un 7,1% lo son por arma blanca”, se lee en el informe del GAM. Las masacres, esa suerte de “justicia por propia mano” cometida por turbas indignadas por la falta de castigo a delincuentes de toda ralea, han disminuido en número, pero no en crueldad. Al respecto cabe señalar lo ocurrido en el mercado de Cobán (Alta Verapaz, a unos 50 kilómetros al norte de la capital), donde el 24 de junio una turba de vecinos golpeó hasta dejar inconsciente al campesino Alfonso Cu Che y después lo quemó vivo. Aunque Cu Che fue acusado por la gente del pueblo de abusar sexualmente de un niño de tres años en los servicios sanitarios del mercado, el informe médico reveló que el pequeño no presentaba ninguna señal de haber sido violado. En esa ocasión, la multitud impidió a los policías y a los bomberos auxiliar a la víctima del linchamiento. No les permitieron el ingreso al lugar hasta percatarse que Cu Che estaba muerto.

Con estas cifras, la tasa de homicidios se sitúa en 42 por cada 100.000 habitantes, lo que coloca a Guatemala como el tercer país más violento de América, sólo por detrás de El Salvador y Honduras.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS