Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry retoma el esfuerzo por reanudar las negociaciones entre israelíes y palestinos

Esta es la quinta visita del secretario de Estado de EE UU a la zona

Israel anuncia la construcción de nuevas viviendas en zona ocupada en Jerusalén oriental

John Kerry llega a Ammán este jueves.
John Kerry llega a Ammán este jueves. AFP

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, regresa este jueves a Jerusalén en su quinta visita a la zona desde que asumió el puesto en febrero, con la intención de forzar a israelíes y palestinos a que retomen unas negociaciones que se encuentran en punto muerto desde hace tres años. Pero pesar de declaraciones de buenas intenciones y de recientes reafirmaciones por parte del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de su compromiso con la creación de un Estado palestino, soberano y en paz con Israel, sus socios de Gobierno se han afanado en hacerle la labor de volver a la mesa de negociaciones extremadamente complicada.

El miércoles, antes de la llegada de Kerry a Israel, el gobierno de Jerusalén concedió permisos para 69 nuevas viviendas en el vecindario judío de Har Homa, en la zona ocupada de Jerusalén oriental, que los palestinos reclaman como capital. El lunes el propio Netanyahu hizo una visita poco común a un asentamiento judío en Cisjordania. En la colonia de Barkan, el Primer Ministro participó en la inauguración de una escuela de primaria dedicada a su padre, Benzión Netanyahu, fallecido en 2012. Este jueves, en un acto oficial en Jerusalén, Netanyahu trató de disipar la polémica, diciendo que su país quiere vivir “en paz”. “No queremos un Estado con dos nacionalidades”, añadió, en referencia a una posible asimilación de los palestinos en Cisjordania.

En las pasadas semanas, diversos políticos en el propio partido y en la coalición de Gobierno de Netanyahu han roto filas y han dejado en evidencia la debilidad interna del Primer Ministro en lo que respecta al proceso de paz. Danny Danon, viceministro de Defensa, aspira, con muchas posibilidades de éxito, a la presidencia del Likud, el partido de Netanyahu, que se decidirá el domingo. El pasado 9 de junio dijo en una entrevista a The Times of Israel que la coalición “se opone firmemente a la solución de los dos Estados y bloqueará la creación de un Estado palestino su esa propuesta se llegara a someter a votación en algún momento”.

El ministro de Economía y Asuntos Religiosos, Naftalí Bennett, del partido Casa Judía, dijo el 17 de junio en una conferencia ante el consejo que representa a los colonos judíos que el único camino para los líderes políticos de Israel es “construir, construir y construir” asentamientos. Posteriormente explicó cómo Israel puede aprender a vivir sin complejos con su expansión en territorio palestino, con una anécdota: “Tengo un amigo que tiene metralla en el culo. Le dijeron que se podía operar, pero que podría dejarle inválido, tenía un 50% de posibilidades. Decidió seguir viviendo con ello. Hay situaciones en las que el imperativo de llegar a una solución causa más mal que bien”.

Esas son las declaraciones que reciben este jueves a Kerry, que se reunirá con Netanyahu en Jerusalén y con el presidente palestino, Mahmud Abbas, en Jordania. En el bando israelí el secretario de Estado cuenta con Tzipi Livni como principal aliada en su búsqueda de la reanudación del proceso de paz. Livni, ministra de Justicia, es un socio menor en la coalición, dado que su partido, Hatnuah, logró sólo seis escaños de los 120 que se renovaron en las elecciones de enero. La semana pasada, tratando de reforzar a Netanyahu hasta donde le es posible, dijo que la coalición “sigue el camino marcado por el Primer Ministro”, de búsqueda de la paz con un futuro Estado palestino.

“Existe en Palestina el sentimiento de que la élite política de Israel no está comprometida con la solución de los dos Estados, porque en realidad no quiere acabar con la ocupación. No se necesita ser un experto para verlo, sólo hay que leer declaraciones como esas”, opina Ghassan Khatib, vicepresidente de la universidad palestina de Birzeit. “Antes, Israel hablaba de ceder tierra para conseguir paz. Hoy ya tienen su paz y quieren quedarse con la tierra también”.

Esta semana la prensa israelí ha publicado, citando fuentes anónimas, que la Autoridad Palestina ha decidido renunciar a sus demandas de que se congele la expansión de asentamientos y se presente un mapa de un futuro Estado palestino como precondiciones para negociar. Según un ministro israelí al que el diario Haaretz cita de forma anónima, Netanyahu estaría en disposición de entregarle a un futuro Estado palestino un 90% de Cisjordania si Israel recibe garantías de seguridad, como una presencia militar en el valle del Jordán.